·

Dakar: con Sainz casi afuera, Al Attiyah acaricia el titulo

El campeón del Dakar en 2010, el español Carlos Sainz (Volkswagen Race Touareg), sufrió un duro golpe hoy al quedar tirado a un costado del camino durante más de una hora por un problema mecánico, durante la especial de la undécima etapa que unió a la ciudad riojana de Chilecito con San Juan, que vio como ganador a su compañero de equipo y principal adversario, Nasser Al Attiyah, quien le sacó 1h27m27 y lo dejó casi sin chances de repetir el título.

Sainz, quien ganó cinco de las once etapas disputadas hasta ahora pero perdió el liderazgo en la octava etapa a favor del qatarí, había dicho ayer luego de salir quinto: “Si no hay error de Nasser, se acabó lo que se daba para mí”.

Las cosas empeoraron aún más para el español en el kilómetro 412 de la especial del día cuando iba “tomando riesgos” –según él mismo admitió- y terminó en un agujero, previo a una brusca frenada. lo que terminó dañando más todavía la suspensión de su Race Toureg 3.

Resignado y sin otra alternativa, Sainz se quedó allí esperando la llegada de su compañero de equipo Mark Miller, mientras Al Attiyah seguía a fondo y peleaba la etapa con el francés Stephane Peterhanse (BMW)

El actual campeón llegó a estar de hecho al borde del abandono, pero tras una hora y cuatro de esfuerzo denodado junto a Miller logró volver al camino aunque ya sin chances de pensar en la victoria definitiva, de no mediar un abandono y un problema semejante para Al Attiyah, porque con el Dakar, según indica la experiencia, nunca se sabe.

“Quedar segundo o tercero no tiene valor, yo vine a ganar el Dakar”, dijo Sainz, mientras negaba estar enojado por el resultado.

A sólo dos etapas del final, el qatarí mantiene la misma postura desde que comenzó este Dakar, la de la mesura: “Voy a dar todo para llegar bien a Buenos Aires. Mañana será otro día y como nos toca abrir pista seremos lo más cautos posible”, afirmó “El Matador”, que ya había comenzado un día complicado cuando la camioneta que lo trasladaba junto a sus compañeros chocó antes de llegar al vivac de Chilecito (ver recuadro).

Al Attiyah empleó un tiempo de 4h17m17s para terminar la especial de 508 kilómetros y dejó en segundo lugar a Stephane Peterhansel (BMW) a 1m13s y tercero a su compañero de equipo Giniel De Villers.

Con esta nueva victoria, el qatarí lidera la clasificación general con 51m49s de ventaja sobre De Villers y 1h40m45 sobre Peterhansel.

El ganador en motos fue el francés Cyril Despres (KTM) y dejó segundo al español Marc Coma por 2m11s y tercero al chileno Francisco “Chaleco” López (Aprilia) por 6m19s, aunque el catalán se mantiene primero en la cerrera con una significativa ventaja 15m59s.

En contraposición con lo que piensa Sainz, el último campeón en las dos ruedas no se da por vencido y anuncia una lucha hasta el final. “Para ganar hay que emplearse a fondo y eso es lo que hice. Conservo la esperanza y estoy dispuesto a atacar”, recalcó Despres.

En cuatriciclos los argentinos volvieron a hacer triplete y a demostrar que son los hombres a batir en la especialidad, con el triunfo de Sebastián Halpern (Yamaha), el segundo puesto de Tomas Maffei (Yamaha) y el tercero de Alejandro Patronelli (Yamaha). El trío ya había hecho podio en la tercera etapa de este rally que unió San Miguel de Tucumán con Jujuy.

Hoy el mendocino se impuso con un tiempo de 5h35m30s, y dejó como escolta a Maffei a 1m52s y a Patronelli a 4m36s. En tanto, la clasificación tiene primero al piloto de Las Flores, segundo a Halpern a 1h06m y tercero al polaco Lukasz Laskawiec (Yamaha).

Mañana el rally más exigente del mundo desandará su anteúltima etapa y llegará a los 8.779 kilómetros recorridos, de los 9.500 totales, con la 12 etapa que unirá San Juan con Córdoba, y cuya especial tendrá 555 kilómetros. De los 407 pilotos que largaron el 1 de enero desde el Obelisco, ya abandonaron 139, de ellos 37 de los 69 argentinos que comenzaron esta travesía.

Las primeras motos estarán largando a las 7.45, los autos a las 10.12 y los camiones a las 8.05.