·

El campo lanzó una medida de fuerza

La Mesa de Enlace dispuso un cese de comercialización de granos entre el 17 y el 24 de este mes. El ministro Domínguez dijo que las entidades deberán dar explicaciones "ante la sociedad".

(Río Grande, 12 de enero de 2011) – Tras una reunión con los ministros Julián Domínguez y Carlos Tomada, los integrantes de la Mesa de Enlace anunciaron esta tarde un cese de comercialización de granos entre el 17 y el 24 de enero, aunque aclararon que no quedan comprendidos los productos perecederos.

En una conferencia de prensa, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, sostuvo que no hay competencia entre los sectores exportadores porque tienen un cupo prestablecido por alguna repartición del Estado.
Llambías remarcó que «con esta política estamos subsidiando al pan dulce y a las medialunas más caras de la Argentina».

Por su parte, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, afirmó que con esta política no se garantiza la mesa de los argentinos. «A los productores nos pagan 60 centavos el kilo de trigo y al consumidor le cobran 8 pesos el kilo de pan», abundó.

Más temprano, al salir del encuentro, las entidades ya se habían mostrado molestas ante la falta de respuestas a los reclamos del sector. Hugo Biolcati, titular de la Sociedad Rural Argentina, indicó que «vamos a una medida de fuerza, un cese de comercialización» y aseguró que no hubo avances. «Seguimos en lo mismo. No se ha escuchado en absoluto lo que nosotros pedimos», sostuvo el dirigente agropecuario en declaraciones al canal de noticias TN.

Biolcati se quejó porque «la competencia es nula, el precio se derrumba y las posibilidades de vender son cada vez menores» y advirtió que la política oficial «favorece» a molinos y exportadores.

«Esto lleva cinco años, durante los cuales se ha impedido la competencia, se ha creado un coto de caza para la molinería en el mercado interno porque se le garantiza un abastecimiento y se ha creado un cupo distribuidor de saldo exportable entre 10 exportadoras, que se reparten el mercado», denunció Biolcati.

Por su parte, la respuesta oficial llegó desde el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, quien defendió las acciones del Gobierno sobre los reclamos de los productores y sostuvo que las entidades agropecuarias «deberán fundar ante la sociedad» si realizan un paro.

«Yo voy a opinar sobre lo realizado por nosotros, por este ministerio, en el sentido que se tomaron medidas activas en defensa del interés del productor», sostuvo el funcionario nacional.

Respecto a los reclamos de las entidades sobre la comercialización del trigo, el ministro dijo que «el Gobierno cumplió con lo comprometido oportunamente en este sentido» y señaló que «si no se respeta el pago del FAS teórico al productor es porque alguien no está cumpliendo con dicho compromiso», en alusión a los exportadores y las molineras.

«Qué bueno que hoy estemos hablando de una cosecha de trigo del orden de los 14 millones de toneladas, lo que equivale a decir que se duplicó el rendimiento del trigo, en base a los incentivos dispuestos», ironizó el ministro de Agricultura.

De la reunión participaron además de Domínguez y Tomada, de Trabajo, los presidentes de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati; de Federación Agraria, Eduardo Buzzi; de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías; y de Coninagro, Carlos Garetto.