·

Para Cristiano Rattazzi, la inflación “es un mal bicho muy difícil de combatir

Duras definiciones del presidente de FIAT, a menos de 24 horas de la clausura del 16ta. Conferencia de la UIA.

El presidente de FIAT Argentina, Cristiano Rattazzi, sostuvo hoy que la inflación «es una droga malvada» que genera «enormes daños, especialmente en los sectores de menores recursos» y advirtió que el incremento de precios «es un mal bicho muy difícil de combatir». Las definiciones del empresarios se dieron a menos de 24 horas del cierre de la 16ta Conferencia Anual de la UIA y luego de zarandeos del gobierno, principalmente entre Aníbal F. y Boudou, por la existencia o no de la inflación.

Rattazzi señaló esta mañana que para enfrentar los «desbordes inflacionarios puede haber ayuda entre empresarios y sindicatos», a fin de paliar esta situación. Ayer, la presidenta Cristina Fernández durante la clausura de la 16º Conferencia Anual de la UIA convocó a un acuerdo entre la CGT y el empresariado, en medio de la aceleración de la suba de precios y la puja por los incrementos de salarios.

«La inflación es difícil de controlar, no es solamente con buena voluntad, hay que luchar. Es un sistema de ajuste muy injusto, y no es una cosa creada por los malos empresarios, los malos sindicatos o el mal gobierno, sino que es un tema muy complejo», apuntó el empresario en diálogo con radio El Mundo. Añadió que «la inflación crea enormes daños, especialmente en los sectores de menores recursos, y es una droga malvada». «Es un mal bicho, y es una droga que tiene algunos efectos perversos pero muy placenteros al principio», opinó Rattazzi.

Ayer, el empresario automotriz había planteado que el país «tendrá» que resolver «la plaga de la inflación», pero insistió en que «no es algo que se cura con aspirinas» y de manera «inmediata», y puntualizó que «ahora solamente Argentina y Venezuela tienen la plaga de la inflación, los otros (países) ya lo han resuelto y han buscado de bajar lo máximo la inflación».

Voces (y contradicciones) oficiales. En tanto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, manifestó -después de un ida y vuelta con Boudou- que «no hay inflación, porque eso es un aumento generalizado de precios y lo que sucede es que puede haber algunos productos que hayan aumentado». Sin embargo, días antes del zarandeo del Gobierno por la inflación, Randazzió acusó a los empresarios por el aumento de precios. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer que la inflación acumulada en los primeros diez meses de 2010 llegó al 9,2 por ciento, porcentaje sólo superado en el continente americano por Venezuela.

Durante la semana pasada, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, consideró que «hay un poquito de inflación» en el país, pero aclaró que prefiere esta situación y que no haya «deflación».