·

Caso Sofía: la madre fue censista para recabar datos sobre su hija

La madre de Sofía Herrera, la nena desparecida el 28 de septiembre de 2008 del Camping John Goodall participó como censista durante el relevamiento nacional de población realizado el miércoles para recabar datos personalmente sobre el posible paradero de su hija.



(Río Grande, 02 de noviembre de 2010) -La madre de Sofía Herrera, la nena desparecida el 28 de septiembre de 2008 del Camping John Goodall participó como censista durante el relevamiento nacional de población realizado el miércoles para recabar datos personalmente sobre el posible paradero de su hija.



María Elena Delgado contó a Télam que se anotó en el operativo “con la esperanza de conversar con la gente y que alguien me contara un dato que no se animó a confesarle a la Policía, pero no tuve suerte”, admitió la mujer desde su casa de Río Grande.


Delgado explicó que aunque había pedido censar una zona en particular, le adjudicaron un radio próximo a su vivienda ubicadaen el barrio Chacra II.


“Me anoté por mi hija. Nunca se sabe dónde puede aparecer alguna novedad. Todos me atendieron muy bien, me preguntaron por la causa y me dieron aliento, aunque sigo sin pistas firmes”, contó la mamá de Sofía.


También precisó que algunas personas se sorprendían al verla golpear la puerta, y que en general le hacían comentarios amables, acerca de su coraje y voluntad para no abandonar la búsqueda.


“Lo que mata es esperar. La investigación está parada, estancada. Siguen trabajando pero pareciera que el tema se va diluyendo. Cada vez hay menos para decir”, se lamentó Delgado.


La mujer admitió que con la difusión del rostro actualizado de Sofía a través de los medios de comunicación se esperanzó en que el caso se reactivara, pero señaló que los llamados recibidos en el 08002227634 (Sofi) hasta el momento no arrojaron datos concretos.


“Lo del censo fue un intento más. Haré todo lo que sea necesario para encontrar a mi hija”, aseveró.


Sofía tenía cuatro años cuando desapareció de la vista de sus padres María Elena y Fabián Herrera en el camping John Goodall, a 60 kilómetros de Río Grande, a donde la familia había ido a pasar el fin de semana con amigos.


Fuente: Télam