·

Para las cuentas del Barcelona, Lionel Messi no vale nada

Según la auditoría de gestión del club catalán, tanto el argentino como Iniesta y Xavi no tienen ningún valor contable, ya que fueron formados en la cantera. Eso dice al menos la auditoría de gestión encargada por el consejo directivo del club azulgrana, según publica un informe de El País de Madrid.


Según el último balance del Barcelona, el mejor futbolista del mundo, Lionel Messi, no tiene valor. La Pulga es candidato a ganar por segundo año consecutivo el Balón de Oro. Y junto con Iniesta y Xavi, sus compañeros, son los futbolistas más caros del planeta, pero… no valen ni un euro. Eso dice al menos la auditoría de gestión encargada por el consejo directivo del club azulgrana, según publica un informe de El País de Madrid.



“No se ha comprado a nadie, no se ha pagado nada por ellos; por consiguiente, su valor contable es cero”, afirmó Xavier Faus, vicepresidente económico del Barcelona.



La siguiente pregunta del periódico de la capital española se cae de madura: ¿tiene precio el Camp Nou? “Sí”, responde el directivo que presentó a la asamblea de socios los resultados del ejercicio económico de la pasada temporada, que contemplan unas pérdidas de 79 millones de euros, y que se aprobó por una gran mayoría. “Se pagó por los terrenos y se pagó por la obra. Es cuantificable, distinto al caso de los futbolistas”, aclaró Faus.



Cristiano Ronaldo tiene un valor contable de 95 millones de euros. Vale los millones que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, le pagó a los dueños del Manchester United por su pase y en el Barça siguieron la misma línea de criterio.



La cláusula de rescisión de Messi es de 250 millones de euros; la de Iniesta, 200; seguramente, ningún club del mundo pagaría esa cantidad. “Cualquier dinero recibido por el traspaso de un jugador formado en la cantera se incluiría como beneficio en su totalidad”, explicó Faus al mismo medio.



El Barcelona, según recoge la memoria fiscal, destina 20 millones de euros anuales al funcionamiento de La Masia, su escuela formativa, a los que hay que sumar la amortización de la ciudad deportiva Joan Gamper. El club no contempla la idea de repartir los costos de formación entre los futbolistas para darles así un valor contable.