·

D’Andrea calificó de irresponsables las objeciones al convenio chino

El Secretario de Hidrocarburos expresó su preocupación por el tenor de la campaña que lanzaron sectores de la oposición en contra del convenio con la empresa TFEyQ porque “desinforma a la población, falta a la verdad y expresa cuestionamientos que están muy lejos de ser ciertos”.

(Río Grande 20 de octubre de 2010)-  El Secretario de Hidrocarburos, Eduardo D’Andrea expresó hoy su preocupación por el tenor de la campaña que lanzaron sectores de la oposición en contra del convenio con la empresa Tierra del Fuego Energía y Química (TFEQ) porque “desinforma a la población, falta a la verdad y expresa cuestionamientos que están muy lejos de ser ciertos”.

El funcionario admitió errores en la estrategia de comunicación implementada por el Gobierno en el proyecto de industrializar el gas de regalías, porque dejó espacio a los oportunistas y a  los conservadores que reniegan del crecimiento y el desarrollo de la provincia, pero también generó dudas en personas de buena voluntad que oportunamente no encontraron respuestas a sus preguntas más elementales.

Tras la autocrítica, D’Andrea cuestionó “no haber escuchado jamás a los que hoy se manifiestan haber emitido algún juicio de valor o alguna opinión cuando este mismo gas se vendía a la empresa Methanex, montada cerca de Punta Arenas, para generar mano de obra y valor agregado en Chile”. “Eso sí era hipotecar el futuro, disponer de un recurso finito, para industrializar en otro lado”, añadió.

Sobre la campaña que desde hace varios días llevan a cabo sectores de la oposición el Secretario dijo que los carteles en contra de la ratificación del convenio “son de una falacia y de tal grado de irresponsabilidad que se animan a decir que la planta de urea afectará a 9000 viviendas, cuando en realidad la industria se abastecerá del Río Chico que estaría próximo a la planta y tiene un caudal varias veces superior al necesario”.

En ese sentido, el funcionario consideró “cómico” escuchar que la empresa iba a fabricar metanol, pero que se echó atrás porque bajó el precio del butano. “Es como decir que vas a poner una fábrica de dulce de leche, pero te echás atrás porque baja el precio de la ricota”, ironizó.

D`Aandrea alertó que los retrasos que generan todas estas objeciones “afectan la seguridad jurídica para todos los inversores que quieran venir a Tierra del Fuego”, pero confió en que primará “la madurez y esto llegará a buen puerto”.