·

El fiscal pidió penas de hasta 38 años de cárcel para los acusados de balear a Cáceres

Un fiscal de San Martín solicitó hoy penas de 35 y 38 años de prisión para los dos adolescentes juzgados por el asalto en el que el ex futbolista Fernando Cáceres resultó baleado en la cabeza, el año pasado, en la localidad bonaerense de Ciudadela.


Fuentes judiciales informaron a Télam que el pedido del fiscal Fabián Hualde -el mismo que realizó la instrucción-, recayó sobre dos chicos de 18 años pero que tenían 17 al momento del hecho.



Estos dos adolescentes, residentes en el barrio denominado «Fuerte Apache», son juzgado antes el Tribunal de Responsabilidad Juvenil 1 de San martín no sólo por el ataque Cáceres sino también por un raid que incluyó otros tres asaltos con robo de autos.



Hualde los acusó como coautores de los delitos de «homicidio calificado criminis causa en grado de tentativa (por el ataque a Cáceres), privación ilegal de la libertad (por la captura de un remisero), tres hechos de robo calificado por el uso de arma de fuego (por el robo de tres autos) y portación ilegal de arma de guerra (por las pistolas secuestradas en los allanamientos)».



Al entender que todos estos delitos concursaron realmente, el fiscal sumó las penas correspondientes para cada uno de ellos y así pidió 35 años de cárcel para el denomindado en esta nota -para no revelar su identidad por razones legales- «1» y 38 para «2».



A su turno, la querella, a través de la abogada Corina Maya, quien representa a Cáceres, alegó sólo por el hecho contra su cliente, y pidió 20 años para ambos acusados como coautores del delito de homicidio criminis causa en grado de tentativa».



La abogada no encontró atenuantes para el accionar de los imputados pero sí una serie de agravantes, principalmente, el daño causado a la víctima, que no acudió a ninguna de las jornadas del debate porque continúa con la rehabilitación de las secuelas que le dejó la bala que aún tiene alojada en la cabeza.



Tanto el fiscal como la querella coincidieron en señalar como el autor material del disparo que hirió a Cáceres a un chico de 15 años que fue sobreseído ya que al ser menor de 16, era inimputable, aunque luego cometió una nueva serie de delitos y actualmente está a disposición de la Justicia de Morón.



Además, las partes acusatorias pidieron a los jueces Rómulo Gabriel Peñoñori, Bernardo Mogaburu y María Eugenia Arbeletche, que procesen por el delito de «falso testimonio» a dos testigos que declararon en el debate y a un tercero que se lo investigue por su presunta participación en el hecho.



Por su parte, Leonardo Eimingis, defensor particular de «1», y Laura Marconi, defensora oficial de «2», pidieron al tribunal que se absuelva a los imputados y sostuvieron que ambos chicos estaban en boliches de la zona de Ramos Mejía y General Pacheco al momento del raid delictivo.



Tras los alegatos, los dos adolescentes, que no habían declarado en el juicio, aceptaron hacer uso de sus «últimas palabras» y aseguraron ser inocentes, ajenos a los hechos que les imputan.



Por último, el tribunal decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el miércoles próximo a las 11, cuando dará a conocer su veredicto, en el edificio judicial ubicado en la esquina de Ayacucho y Pueyrredón, de San Martín.



Los jueces podrán resolver si los acusados son responsables de los hechos y fijar las condenas que consideren les corresponden, o bien, diferir el tratamiento del monto de las penas para cuando los imputados cumplan al menos un año bajo el régimen tutelar con medidas de seguridad.



Por el caso, hay otro imputado que será juzgados por la Justicia de mayores: Armando Abel «El Bebe» Romero (19), detenido hace cinco meses en la villa Carlos Gardel, acusado de ser el líder de la banda delictiva.



En tanto, otro adolescente de 16 años que había sido detenidos junto a «1» y «2» en «Fuerte Apache», también quedó sobreseído porque no había pruebas para sostener la acusación, pero ahora está preso por una toma de rehenes en un colectivo.



Cáceres fue asaltado a las 2 de la madrugada del 1 de noviembre de 2009, cuando circulaba en su auto BMW por Gaona y Falucho de la localidad bonaerense de Ciudadela, partido de Tres de Febrero.



Cuatro delincuentes que venían en dos autos robados y con un remisero de rehén, le cortaron el paso y uno de los dos que se bajaron para abordarlo efectuó dos disparos con una pistola calibre 9 milímetros cuando Cáceres quiso escapar.



Una de las balas atravesó el parabrisas, ingresó por su ojo derecho y quedó alojada en su parietal derecho, ocasionándole una gravísima lesión encefálica.



El ex defensor de Argentinos, River, Independiente y Boca estuvo dos meses internado en el Hospital Carrillo de Tres de Febrero hasta que el 5 de enero fue dado de alta y trasladado al instituto FLENI de Escobar para su rehabilitación, que aún continúa en forma ambulatoria.