·

Mundial de voleibol: Argentina se quedó con el noveno puesto

El seleccionado argentino de vóleibol finalizó hoy noveno en el campeonato mundial de Italia 2010, tras ratificar el potencial de su juvenil equipo en su despedida del torneo, con un triunfo sobre República Checa por 3 a 1, en Florencia. Los mismos pibes que llevaron a la Argentina al primer lugar del ranking mundial juvenil demostraron en Italia que pueden competir en la categoría mayor y que sólo les falta rodaje para aspirar a logros mayores.


Argentina y República Checa, las dos revelaciones del torneo, dirimieron el noveno y décimo lugar del Mundial y el duelo quedó en manos de los albicelestes con parciales de 25-22 (24m.), 18-25 (22m.), 25-21 (23m.), 25-22 (26m) en el estadio Nelson Mandela.



Fue un cierre positivo para el seleccionado conducido por Javier Weber, que asumió el riesgo de afrontar el Mundial con un equipo de corte juvenil (23 años promedio), que mostró su talento pero también pago caro su inexperiencia en los choques cruciales.



Los mismos pibes que llevaron a la Argentina al primer lugar del ranking mundial juvenil demostraron en Italia que pueden competir en la categoría mayor y que sólo les falta rodaje para aspirar a logros mayores.



Argentina lució hoy en el comienzo del duelo ante los checos un desempeño consistente en todos los rubros del juego, con la solidez y concentración que había mostrado en los partidos iniciales del Mundial.



Sebastián Solé, en el centro de la cancha, prevaleció en el rubro bloqueo, una de las fortalezas del seleccionado checo, mientras que Facundo Conte lideró la ofensiva del sexteto argentino.



A pesar del dominio, el equipo albiceleste sufrió vaivenes en el momento de la definición, aunque finalmente se llevó el set por 25-22.



Sin embargo, el sexteto argentino perdió la intensidad de su juego en el segundo parcial y dejó crecer al rival.



El punta Peter Platenik se erigió en un factor determinante del ataque checo y el equipo europeo equilibrió el parcial con un set de 25-18.



El tercer segmento estuvo marcado por la irregularidad de dos seleccionados que intercambiaron puntos por error.



Argentina, con Pablo Crer en la cancha en la función de central, administró siempre una tenue ventaja en el marcador.



En el desenlace del parcial, la figura de Rodrigo Quiroga emergió con determinación, aunque fue el propio Crer el autor del punto que le dio la ventaja a la Argentina (25-21).



El juvenil Crer fue, otra vez, determinante en el cuarto set, ya sea en la tarea del bloqueo o con la velocidad de sus «primeros tiempos» Argentina cerró su actuación en el Mundial con determinación y convicción y se llevó el último parcial por 25-22, pero, sobre todo, la certeza de contar con una generación de jugadores que tiene un amplio margen para crecer en el campo internacional.




Síntesis



(3) Argentina: Luciano De Cecco (1 punto), Facundo Conte (17), Martín Blanco Costa (2), Federico Pereyra (17), Rodrigo Quiroga (17) y Sebastián Solé (9) (FI); Alexis González (líbero).


Entrenador: Javier Weber.


Luego ingresó: Pablo Crer (6).



(1) República Checa: Lukas Tichacek (1), Petr Konecny (6), Jakub Vasely (4), Jan Stokr (18), Jiri Popelka (14) y Peter Platenik (17) (FI); Martin Krystof (líbero).


Entrenador: Jan Svoboda.


Luego ingresaron: Ondrej Hudecek (0), Jiri Bence (0) y Ales Holubec (3).



Parciales: Argentina 25-22 (24m.), 18-25 (22m.), 25-21 (23m.), 25-22 (26m).



Estadio: Nelson Mandela (Florencia).



Arbitros: Denny Céspedes (República Dominicana) y Abdullah Ali Al-Khelaifi (Sudáfrica).