·

La Argentina sigue creciendo en el Mundial de voleibol

El equipo dirigido por Javier Weber venció 3-1 a México (25-12, 25-19, 17-25 y 25-15), y logró la clasificación a la segunda fase de la competición que se disputa en Italia; define este lúnes a las 16, el primer puesto del Grupo D ante Estados Unidos


El seleccionado argentino de voleibol se clasificó hoy para la segunda fase del Mundial de Italia al derrotar a México por 3 -1, en Reggio Calabria, en un partido válido por el Grupo D de la rueda incial.


Con pasajes de buen nivel y otros de desconcentración, la Argentina superó al equipo mexicano con parciales de 25-12 (21m.), 25-19 (25m.), 17-25 (26m.) y 25-15 (23m.).


El recpetor-punta Facunto Conte, autor de 23 puntos, fue otra vez la figura del equipo albiceleste.


Este fue el segundo triunfo del seleccionado en el Mundial: ayer había derrotado a Venezuela por 3-0 (25-23, 25-17 y 25-18) y mañana cerrará su participación en el Grupo D contra Estados Unidos, desde las 16.00, en la búsqueda del primer puesto de la zona y un mejor cruce.


La Argentina volvió a apostar hoy a un diseño de juego agresivo, con presión en el servicio y variedad en las opciones de ataque, ante un rival aguerrido en defensa que, en la jornada inaugural, le había robado dos sets al campeón olímpico, Estados Unidos (2-3). En la siguiente fase, el equipo nacional integrará uno de los seis grupos de tres equipos, de los cuales dos acceden a la etapa posterior.


Tras la paridad de los primeros puntos, la recepción mexicana no resistió la presión argentina desde la línea y el marcador se desequilibró en favor de la Argentina.


Con ventaja a cuestas, el equipo de Javier Weber se liberó, jugó con soltura y quebró al rival para cerrar el primer set en forma abultada (25-12).


México no tuvo capacidad de reacción. No pudo controlar los saques argentinos, su gestación de juego fue defectuosa y en consecuencia los movimientos de ataque fueron «sucios» o lentos.


El seleccionado albiceleste, con consistencia colectiva, marchó sin pausa ni sobresaltos en ese contexto y clausuró el parcial por 25-19.


La diferencia era tan amplia que la Argentina se relajó demasiado: perdió concentración, la línea de juego y los tiempos de bloqueo y ataque. Así, en el tercer set México sacó una diferencia de 8-0 que obligó al entrenador argentino a cambiar piezas para tratar de ordenar a un equipo desmadrado.


Si bien la Argentina se recompuso hacia el final del período, a esa altura la diferencia era imposible de descontar. México se llevó el set por 25-17.


En el cuarto parcial, con el elenco titular de vuelta (Lucas Ocampo en lugar de Rodrigo Quiroga), la Argentina recuperó el juego del inicio del partido con presencia en el saque y en el centro de la cancha, en especial a través de Sebastián Solé. Y esto fue suficiente para volver a marcar diferencias con México y cerrar una victoria que le aseguró una plaza en la segunda fase.