·

Caso Marianela: Pancho Amador se proclamó inocente

El único acusado por el crimen de la estudiante riograndense rompió su silencio para defenderse ante un canal de TV. Aseguró que lo han culpado “por ser el hijo de un condenado por matar a su hijo”. “Me han hecho una condena social”, reprochó.



(Río Grande, setiembre 9 de 2010) – Por primera vez desde que apareciera asesinada en Buenos Aires la estudiante riograndense Marianela Rago, habló para la prensa el único acusado por el crimen, su ex novio Francisco Amador López.


Amador defendió su inocencia, aseguró que sufre una condena social por el hecho y criticó a la justicia y a la prensa por el tratamiento que le dieron al tema


“Yo no he hecho nada no soy el autor de nada”, aseveró Amador, en declaraciones al canal C5N que lo entrevistó sin dejar ver su rostro “para evitar represalias”.


El ex novio de Marianela, a quien la familia apunta como el autor del crimen de la joven, se quejó de ser objeto de una “condena social” y advirtió que ahora “No pueden imputar a otra persona sin que quede muy mal el procedimiento que han hecho, que la propia condena social diga ‘qué mal que hicieron las cosas’”.


Francisco amador estuvo preso 15 días imputado por el crimen, aunque luego fue beneficiado por la falta de mérito al no hallarse pruebas firmes en su contra. “Legalmente no tengo de que preocuparme -aclaró, aunque lamentó que- me han hecho una condena social que no se va a borrar con el tiempo”.


“Si yo hubiera sido Juan Pérez y mi papá fuera fontanero, esto no hubiera tenido tres semanas de rating, pero soy el hijo de una persona condenada por matar a su hijo, entonces no es solamente lo que se dijo de mí, levantaron polvo dolor y mierda de 20 años, para decir ‘a éste chico le pasó esto cuando era chico entonces seguramente él hizo esto’”, infirió.


Con una retórica muy particular, y en tono de cuidada reflexión, inquirió “¿Alguno tuvo una entrevista conmigo para trazar un perfil y decir éste fue? El tacto que tiene cualquier representante de la Justicia a la hora de hablar de la muerte de una persona es algo que a mí no me gusta”.


Preguntado acerca de Marianela, la definió como “Un ser humano, no excepcional porque no podía convertir el agua en vino, pero era una persona con una alegría de vida muy particular, reservada pero cuando quería, quería con un amor incuestionable”


Elogió luego la capacidad de ella para vivir en el desarraigo, al manifestar que “Mary estaba muy sola”. “¿Alguno de Uds. ha vivido en un lugar como el que vivimos nosotros, -cuestionó- se ha criado tan lejos y se ha venido a vivir esta locura? Me da asco cómo la prensa pasó de ‘yo soy culpable’ a ‘esta chica no era una santa’. ¿Eso da algún tipo de derecho o de justificación por lo que le pasó?”.


“Yo lo pregunto porque así como a mí me han atacado, ahora atacan a la familia diciendo Uds. son responsables”, se solidarizó finalmente.