·

Moreira alertó sobre las condiciones del río Grande y la necesidad de un saneamiento urgente

El edil participó del Consejo Provincial del Medio Ambiente dónde se elabora el informe que será elevado a la Justicia en virtud de la orden emitida por ese Poder para que se realicen trabajos de saneamiento del río.



(Río Grande, 08 de setiembre de 2010) El concejal Raúl Moreira participó de la reunión del Consejo Provincial del Medio Ambiente que se desarrolló en el CADIC. Uno de los ejes del encuentro fue analizar la situación del “Estuario del río Grande” sobre el cual la justicia ordenó acciones concretas para lograr su saneamiento.


Al hacer referencia a la reunión Moreira indicó que el Consejo se reúne en forma periódica y en las últimas reuniones se ha estado analizando “el estado del agua del río grande” dado que “es un tema para preocuparse porque ha pasado mucho tiempo que no se le ha hecho un control como corresponde de los asentamientos y radicaciones que se han producido en las inmediaciones del río”.


Aseguró que estas circunstancias “nos han llevado a la actual situación con derrames de efluentes cloacales directos al río y, además, al no haber una previsión en cuanto a la red cloacal, el sistema ha colapsado”, en consecuencia “esto (por el sistema cloacal) desborda y va a parar al río por los pluviales”.


Además Moreira advirtió que la situación se repite “en el Parque Industrial dónde también tenemos problemas y denuncias de líquidos con colorantes y por eso los valores de los monitoreos que ha hecho recursos hídricos nos pone en alerta que uno lo tiene que tomar con la seriedad del caso porque se ha detectado que en el monitoreo que se hacen cerca de el Tropezón son similares a los que se toman en el Parque Industrial; en la calle Sarmiento o en la calle Cámpora, por ello nos preocupa de que esto no llegue a los lugares dónde se hace la toma de agua para potabilizar el servicio.”


Sin embargo Moreira aclaró “para no alarmar a la población” que “los monitoreos sobre el agua potable dan buenos resultados y no hay problemas más allá de la turbiedad que ha habido y que por ahí es lógica en las épocas de deshielo” sin embargo advirtió la necesidad de “ampliar la planta potabilizadora por el crecimiento que ha tenido la ciudad”.


Con relación al informe que se va a elevar a la Justicia Moreira explicó que “se va a detallar todos los trabajos que se han hecho hasta el momento” dado que aún falta definir “cual es el límite de lo que corresponde a Municipio y lo que corresponde a provincia para mantener la limpieza del río y corregir esta situación que se viene dando desde hace muchos años y no se puede prorrogar en el tiempo”.


Moreira recordó que la justicia había dispuesto el saneamiento del río “el cese del vertido de líquidos cloacales en el mismo; y la limpieza de la costa ribereña” y consideró que esta situación podrá comenzar a corregirse “en la medida que se termine la obra de la colectora cloacal norte en tanto que el Municipio ya ha comenzado a limpiar la costa; y también se esta obligando a los vecinos, que no tienen red cloacal, a hacer los pozos ciegos y eliminar lo que se estaba vertiendo al río”.


Moreira recordó que el informe a la Justicia debe ser remitido “antes del 15 de setiembre y posteriormente vamos a poder ver cuales son las evaluaciones que se han hecho durante este período”.


Consultado sobre la existencia de una estancia aledaña a la ciudad que cuenta con un Matadero y que podría estar vertiendo desperdicios al río Grande, Raúl Moreira señaló que “las muestras tomadas en la zona hacen temer esta hipótesis pero aún no hemos tomado contacto y la autorización para que funcione el matadero las otorga Recursos Naturales de la provincia”.


También se le consultó sobre los líquidos cloacales de los asentamientos de la Margen Sur dado que no cuentan con sistema de cloacas y los líquidos podrían estar llegando al río, a lo cual Moreira indicó que: “Creemos que hay un perjuicio muy grande en esa zona porque todo lo que se esta generando en aquella zona esta quedando en las pequeñas lagunas que se ven en los barrios y van quedando en las napas” subterráneas lo cual podría generar “un foco infeccioso”.