·

El “cerebro” de España mostró poco y nada

Andrés Iniesta, el conductor y figura del seleccionado español de fútbol tuvo un flojo rendimiento durante los 45 minutos que disputó esta tarde frente a Argentina en la cancha de River.


Antes de comenzar el duelo, charló mucho con Lionel Messi a quien también abrazó efusivamente, como buenos socios que son dentro del campo de juego en el Barcelona.



Desde el inicio se ubicó como mediocampista sobre la izquierda y fue parte del “toqueteo” clásico de España a la hora de tener la pelota.



Sin embargo, en los primeros minutos nunca tuvo la influencia que se le conoce en el juego porque fue absorbido por la presión de los mediocampistas argentinos.



Desde el primer gol de Argentina, cayó en la confusión generalizada de España y cuando intentó volver a meterse en el juego, Higuaín puso el 2 a 0.



Cuando intentó hacerse dueño del equipo, lateralizó mucho el juego y cuando intentó ser vertical no estuvo preciso y mucho menos acompañado por los delanteros Silva y Villa.



recién a los 25 volvió a tener contacto continuo con la pelota, pero no encontró socios en silva y en villa, extrañamente perdedores en los duelos con los del fondo argentino



A los 30, “se reencontró” con su amigo futbolístico en el Barca, Lionel Messi, quien le mostró la pelota y el español sólo atinó a reírse ante el toque del argentino. Postal de un jugador que nunca deja de divertirse dentro de un campo de juego



Sintió demasiado la ausencia de Xavi Hernández, su gran socio en Barcelona y en el seleccionado. En el entretiempo fue reemplazado por Santi Cazorla. Paso intrascendente de uno de los mejores del mundo por estas tierras.