·

Argentina perdió y quedó en el segundo lugar del Grupo A

El seleccionado argentino de básquetbol hizo un gran partido pero perdió con Serbia 84 a 82 y quedó segundo en el Grupo A. El martes, por los octavos de final, Argentina enfrentará a Brasil, que venció a Croacia 92-74. Pese a la derrota el seleccionado argentino de básquetbol jugó hoy su mejor partido en el Mundial y tuvo nuevamente en Luis Scola (32 puntos) a su gran figura.


El seleccionado argentino otra vez salió a jugar sin Fabricio Oberto, quien está en duda para el partido de la siguiente fase, aunque algunos creen que podría llegar al martes.


El quinteto inicial que mandó a la cancha Sergio Hernández formó con Pablo Prigioni, Carlos Delfino, Hernán Jasen, Luis Scola, y Román González.


Argentina tuvo un inicio del primer cuarto perfecto, con una defensa firme y fue certero a la hora de atacar, por eso rápidamente le sacó nueve puntos de ventaja a los serbios.


En el segundo cuarto la historia se emparejó, porque Argentina no pudo mantener la firmeza en defensa inicial y en ataque no tuvo la misma precisión que en el inicio del partido, por eso en la última bola de segundo cuarto los serbios pasaron al frente 40 a 39, para irse de esa manera al descanso largo.


En el tercer cuarto llegó lo mejor de los serbios, que pasaron a manejar el partido y Argentina se mantuvo en partido gracias a que este es un equipo que nunca se entrega y a un enorme Luis Scola.


En último cuarto dominio serbio continuó con el trabajo de un inspirado de Savanovic, quien con un triple y un doble ayudó a Serbia a llegar a 75 puntos y parecía que se iba el partido para Argentina.


Sin embargo a falta de 1’ 30’’ Paolo Quinteros clavó un triple desde el costado de cancha para emparejar el juego.



Por su parte, Brasil, dirigido por el argentino Rubén Magnano, se impuso por 92-74 y pasó a octavos como tercera del Grupo B, dejando a Croacia la cuarta posición, lo que provocará otro duelo de octavos de máxima rivalidad el sábado ante Serbia, verdugo hoy de Argentina.


El final del partido fue electrizante y pese a la derrota los jugadores argentinos esta vez se fueron más conformes con su juego, sabiendo que ese es el camino para seguir avanzando en el Mundial de Turquía 2010.