·

Procesan por espionaje al asesor del senador Martínez

Es Roberto Larosa, a quien habían encontrado de noche en una oficina del Palacio de Hacienda. Fue imputado por violación de domicilio y embargado por 5.000 pesos. El economista había trabajado con Claudio Lozano y el senador José Martínez.


(Río Grande, 10 de agosto de 2010) – El pasado 16 de abril un hombre fue encontrado en un despacho del ministerio de Economía de la Nación y desató una polémica que aún no ha sido saldada.


Roberto Larosa, quien trabajaba con el senador nacional fueguino José Martínez (ex ARI) y era también asesor ad honorem del diputado nacional de Proyecto Sur Claudio Lozano, fue acusado de intentar acceder a información reservada de esa cartera por el propio ministro Amado Boudou.


Inmediatamente, llegó la réplica de Claudio Lozano, quien advirtió una “operación gubernamental” detrás de la denuncia. Con el paso de los días, Clarin.com reveló que el propio ministerio de Planificación había contratado los servicios de asesoría de Larosa.


Por esa razón, el diputado nacional señaló que «Bonadío le podría haber preguntado a De Vido por qué lo contrató a Roberto Larosa», indicó Lozano a Clarin.com, agregando que también el viceministro de Economía Roberto feleti, había requerido los servicios del asesor económico cuando conducía el Banco Ciudad.



Hoy, el juez federal Claudio Bonadío procesó, sin prisión preventiva, a Roberto Larosa y le imputó los delitos de violación de domicilio y hurto «agravado por el uso de falsa llave” y embargó sus bienes en 5.000 pesos.


En una resolución de 64 carillas el magistrado concluyó imputando a Larosa la figura prevista en el artículo 150 del Código Penal que reprime con prisión de seis meses a dos años quien «entrare en morada o casa de negocio ajena”. La misma pena alcanza a quien lo hiciere «en dependencias o en el recinto habitado por otro, contra la voluntad expresa o presunta de quien tenga derecho de excluirlo”.


Bonadío también le aplicó a Larosa el delito del artículo 162 que establece que será penado con prisión de un mes a dos años «el que se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena”.


En este último caso el juez le impuso el agravante establecido en el inciso tercero del artículo 163 que eleva la pena posible hasta los seis años de prisión cuando el hurto se perpetrare mediante «el uso de ganzúa, llave falsa u otro elemento semejante”.


Fuente: agencias TELAM y DyN