·

Daniele pone en marcha el “kirchnerómetro” en Ushuaia

Constituido en cabecilla del movimiento kirchnerista en Tierra del Fuego, Daniele suma pasajeros al tren del oficialismo nacional. Les mojó la oreja a los intendentes, incluyéndolos en la lista de invitados al encuentro de este viernes en Ushuaia.



(Río Grande, julio 22 de 2010) – La pulseada interna del conflictuado PJ fueguino tiene a un primer adelantado, el ex senador Mario Daniele, que dio dos pasos al frente en la carrera por ganar el título de representante del kirchnerismo en la provincia.


El actual secretario Administrativo del Senado nacional –que puja con los diputados Sciutto y Bertone, entre otros, por la candidatura a gobernador- se autodenominó «coordinador” de la creativa “Junta Promotora Néstor Kirchner presidente” y se constituyó en maquinista y fogonero de un tren al que todos quieren subir o (al menos) no quedar irremediablemente abajo.


Sabedor de que en política “al que madruga el líder lo ayuda”, Daniele midió los excelentes réditos que le brindó la primera reunión de la “Junta Promotora” en Río Grande, pidió el aval de la Casa Rosada, organizó de inmediato una segunda edición y este viernes, por la noche, en Ushuaia, enciende las candilejas para poner en escena el tercer acto.


El encuentro ha sido planificado para las 21 del viernes 23, en un restaurant de la capital provincial, que suele convocar asiduamente a la rosca política.


Desde Río Grande, una larga lista de obedientes dirigentes han comprometido su presencia porque nadie que quiera ganar el aprecio del poderoso kirchnerismo se atreve a perderse la velada, donde hasta han advertido que habrá un encargado de anotar uno por uno los nombres de los asistentes.


Por las dudas que aun quedaran indecisos, el propio Daniele les advirtió (sin apelar a eufemismos a la hora de bajar línea) que la figura de Néstor Kirchner es “un paraguas que nos cobija a todos”. Y hasta se permitió una sabrosa chicana al extender a los dos intendentes radicales (que coquetean permanentemente con el kirchnerismo) la invitación al encuentro “porque están todos invitados, los peronistas y los que no lo son”, ofreció.


Con todo, el único dirigente de peso que no sacó boleto a Ushuaia hasta anoche era Chiquito Martínez quien, recién retornado de un mes de descanso en el norte del país, advirtió que “me tengo que poner al día en esto de la interna antes de aceptar cualquier invitación que me llegue”.