·

Dolor e impotencia en las tribunas tras la derrota

Lágrimas de dolor y gestos de impotencia se adueñaron de las tribunas celestes y blancas del estadio Green Point de Ciudad del Cabo, donde decenas de miles de hinchas argentinos fueron testigos de la eliminación de Argentina de la Copa del Mundo tras ser derrotada por 4 a 0 por Alemania.


“Uno está triste, como todos, lamentablemente nos toca quedar eliminados cuando pensamos que podríamos haber llegado más lejos”, señaló Mascherano.



Pocos jugadores argentinos hablaron con la prensa, uno fue Mascherano y los otros que dialogaron fueron Gabriel Heinze, Carlos Tévez y Clemente Rodríguez.



La derrota pegó duro, en el vestuario casi nadie pudo hablar, hubo sólo llantos y mucha tristeza, algo que contó Mascherano.



“En el vestuario estábamos todos muy tristes, como es lógico, pero debemos salir con la frente alta porque el equipo dio todo”, comentó Mascherano.



El marcador del partido marca claramente lo que pasó entre argentinos y alemanes, pero los dirigidos por Diego Maradona creen que el resultado fue exagerado.



“Me parece que el partido no era para un 4 a 0”, dijo el capitán que Maradona eligió para su seleccionado argentino.



“El gol tan tempranero de ellos fue clave en el resultado, porque se nos hizo cuesta arriba. Buscamos llegar al empate, tuvimos situaciones pero no se nos dio”, agregó.



“Cuando estábamos bien en el segundo tiempo, manejando la pelota y teniendo situaciones llegó el segundo gol de ellos y creo que eso nos mató”, completó el volante del Liverpool.



Luego de recibir más preguntas y responder todas de manera amable y en un momento con los ojos llorosos, Mascherano reconoció que “Alemania ganó bien.



Con mucho esfuerzo el capitán del equipo argentino contuvo las lágrimas, pero no pudo evitar los ojos rojos y alguna lágrima perdida.



La desazón no le impidió al ex jugador de River darse tiempo para agradecer a Maradona y sus compañeros por el apoyo que tuvo cuando se decidió que sea el capitán del equipo.



“Yo estoy muy agradecido con mis compañeros porque me apoyaron en mi función de capitán del equipo y también a Diego, porque seguramente no fue una decisión fácil”, sentenció.



“La verdad es que espero haber estado a la altura de las circunstancias”, concluyó un dolorido Mascherano, como todos los argentinos.