·

Alfonsín avanza con su candidatura a Presidente

Lanzó el Movimiento de Renovación Nacional, que apoyará su postulación; lo acompañaron Sanz y Morales. Estuvieron presentes los radicales fueguinos Pipo Rodríguez y Hugo Cano. El lanzamiento oficial será el 21 de agosto en Córdoba.


(Río Grande, julio 3 de 2010) – En un nuevo paso hacia la candidatura presidencial de Ricardo Alfonsín, ayer se presentó en sociedad el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), la corriente interna que lo apoyará en su eventual camino a la Casa Rosada.


En la reunión participaron unos 200 dirigentes, entre ellos 20 diputados y senadores nacionales; el presidente de la UCR Capital, Carlos Más Vélez; el titular de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy; media docena de intendentes y varios alfonsinistas históricos, como Luis Brandoni, Juan Manuel Casella y Elva Roulet.


Invitado por el Diputado Nacional y referente de la UCR a nivel nacional, Ricardo Alfonsín y el Senador, Gerardo Morales, el vicepresidente de la UCR fueguina, Juan Pipo Rodríguez participó activamente de la presentación, junto al presidente del Comité local de Ushuaia, Hugo Cano.


“Cabe destacar que esta línea interna conformada por quienes impulsan cambios estructurales que le permitan a la UCR volver a ser una fuerza potente, que con firmeza sea una alternativa de gobierno, realizará su acto de lanzamiento el próximo 21 de agosto en la ciudad de Córdoba” señaló Pipo Rodríguez, luego de la extensa reunión. Rodríguez aseguró que estará presente también el 21 de agosto cuando se realice el lanzamiento formal de Alfonsín, con un gran acto en Córdoba.


Interna con Cobos


Aunque es una realidad palpable desde hace tiempo, la reunión de ayer terminó de definir las dos grandes corrientes internas en las que se dividirá el radicalismo hasta 2011: el cobismo y el Movimiento de Renovación Nacional.


«Me siento preparado para ser presidente, porque el partido está preparado humanamente y técnicamente», había dicho Alfonsín a la radio La Red antes de la reunión.


Como siempre que lo confrontan con su falta de experiencia de gestión, Alfonsín recordó que los presidentes Barack Obama (EE.UU.) y Lula da Silva (Brasil) tampoco la tenían. «Si tuviera que asumir la responsabilidad, lo haría», avanzó.


Sin embargo, en la conferencia de prensa que encabezó cuando terminó el encuentro partidario, prefirió no hablar de candidaturas, y admitió que adelantar esa discusión había sido «un error» que le trajo problemas con sus socios del Acuerdo Cívico y Social (ACyS).


«Llamamos a sumarse a quienes tengan coincidencia», los convocó Alfonsín, que anunció que pretende renovar la alianza con la Coalición Cívica de Elisa Carrió, el socialismo, el GEN, y sumar a nuevos partidos y movimientos sociales.


A pesar de sus reparos, aceptó que él y Cobos son hoy los dos postulantes de la UCR, y que podrían enfrentarse en las internas abiertas previstas para el 14 de agosto de 2011. «Esa es la alternativa si no llegaran a existir consensos», dijo a LA NACION.


Alfonsín cree que para que no haya internas debería existir un programa de gobierno común, que él y Cobos se comprometan a respetar. «Si es así, debería quedar sólo el candidato que tenga más posibilidades de ganar la elección presidencial», confió el diputado, que aseguró que está dispuesto a «bajarse» si esa persona es el vicepresidente.


Alfonsín habló con los periodistas escoltado por los senadores Ernesto Sanz y Gerardo Morales, el diputado Ricardo Gil Lavedra, el dirigente cordobés Mario Negri y el ex gobernador chaqueño Angel Rozas, fundadores del Grupo Rosario.


“No soy el presidente de la Corte Suprema, sino un militante partidario, y no tengo que excusarme, sino involucrarme», se atajó Sanz, que hasta ayer había evitado aparecer al lado de Alfonsín para no recibir las críticas del cobismo, que le reclama imparcialidad.


Además, dijo que la UCR «celebra el nacimiento de nuevas corrientes nacionales» y que su sector se sentía «orgulloso de tener un candidato presidenciable como Alfonsín».



Mensaje conciliador


A pesar del peso de los hechos, nadie tuvo ni una palabra contra Cobos y el discurso de todos fue llamativamente conciliador.


«Los radicales vamos a estar todos juntos, sólo vamos a confrontar ideas, no personas, porque todos nosotros votamos que Cobos vuelva al partido, y tenemos una relación política y personal muy buena con él», aseguró Rozas. «Este espacio no nace para confrontar con nadie, sino para modernizar las reglas del partido», se sumó Gil Lavedra.


Todos prometieron volver a verse en Córdoba para apoyar a Alfonsín como su candidato y elegir la conducción del grupo.