·

El Papa cuestionó los operativos por pedofilia en arzobispado belga

Benedicto XVI envió una carta al presidente de los obispos de ese país en la que expresa su solidaridad y define como "sorprendente" y "deplorable" la forma en la que se investigan los casos de abusos sexuales. Todo en el marco de una investigación sobre pedofilia en Bélgica.



(Río Grande, 27 de junio de 2010) – El papa Benedicto XVI criticó los registros efectuados «con algunas modalidades sorprendentes y deplorables» por la policía belga en locales del episcopado local, en el marco de una investigación sobre pedofilia en Bélgica.


«Deseo expresaros (…) mi cercanía y mi solidaridad en este momento de tristeza en el que, con algunas modalidades sorprendentes y deplorables, se llevaron a cabo registros, incluso en la catedral de Malinas y en los locales donde el episcopado belga estaba reunido en sesión plenaria», escribió el Papa en un mensaje en francés, dirigido al presidente de los obispos belgas, el arzobispo André-Joseph Léonard.



«En esta reunión debían tratarse, entre otros, aspectos vinculados al abuso de menores por parte de los miembros del clero. He reiterado varias veces que estos graves hechos deben ser tratados por el orden civil y el orden canónico, en el respeto mutuo de la especificidad y la automonía de cada cual», prosigue el Papa en su mensaje al presidente de la conferencia episcopal belga, y arzobispo de Malinas-Bruselas.



Unos 30 investigadores y policías allanaron el jueves el palacio de la archidiócesis de Malinas-Bruselas, al norte de la capital, sede de la Iglesia Católica en Bélgica.



La iglesia belga y el Vaticano ya expresaron el sábado su indignación por los registros en la cripta de la catedral de Malinas, y por las perforaciones efectuadas en dos tumbas arzobispales, y no descartó acudir a la justicia.



Los policías buscaban documentos o cualquier otra prueba que «apoyaran o no acusaciones que denuncian abusos a menores cometidos por determinadas personas de la Iglesia«, según un portavoz de la fiscalía de Bruselas.



El ministro belga de Justicia defendió el domingo los registros efectuados y consideró «un poco excesivas» las críticas del Vaticano.



«No hay que convertir (el asunto) en un incidente diplomático. Los obispos (presentes) fueron tratados normalmente durante el registro», declaró Stefaan De Clerck a la televisión pública RTBF.



Fuente: AFP