·

Francia sigue haciendo papelones

En rechazo a la exclusión de Anelka por parte de la Federación de fútbol de su país, los jugadores decidieron no entrenarse. Hubo una fuerte discusión entre el capitán Evra y el preparador físico del equipo. El DT Domenech, en tanto, se mostró más cercano a la postura de los jugadores.


Puede ganarle a Sudáfrica por una diferencia amplia y -si en Uruguay-México hay un vencedor- clasificarse a octavos; puede, incluso, ser campeón del mundo. Pero a esta altura, Francia ya no puede borrar con nada el papelón que hizo en el Mundial. No sólo por el juego deslucido y los resultados adversos, sino porque la brecha entre los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes es enorme y suma capítulos mediáticos día tras día.



El punto de discordia es, en este caso, la exclusión de Nicolas Anelka por los insultos al técnico Raymond Domenech en el entretiempo del partido con México. Los jugadores, lejos de alinearse con la Federación de Fútbol de Francia pese a estar en medio de un Mundial, quisieron apoyar a su compañero y tomaron una medida insólita: decidieron no entrenarse a modo de protesta.



Si bien el técnico Raymond Domenech parece haberse ubicado más cercano a la postura de los jugadores y justificó a Anelka, tiene un foto de conflicto con el plantel en su propio cuerpo técnico. Es, ni más ni menos, que el preparador físico Robert Duverne, quien discutió feo con el capitán del equipo, Patrice Evra en el centro del campo del centro de entrenamiento, cuando se enteró de la decisión tomada por los jugadores. El cruce fue tan fuerte que hasta el DT tuvo que intervenir para calmar los ánimos.



Luego de eso, Evra se acercó a saludar a los hinchas que habían ido a ver la práctica, mientras que Duverne explotó de furia y lanzó su reloj al césped, bajo la atenta mirada de la prensa.



La primera secuela de esta determinación del plantel fue la renuncia del director de selecciones Jean-Louis Valentin, quien se encargó de dar la noticia e inmediatamente anunció su renuncia. «Es un escándalo para los franceses. No quieren entrenarse, es inaceptable. Se terminó para mi. Me voy de la federación. Estoy harto e indignado»», indicó y se fue rápido.



Más tarde, el DT Raymond Domenech leyó un comunicado de prensa de los jugadores. «Todos los jugadores del equipo quieren, sin excepción, mostrar su oposición con la decisión de la Federación de excluir a Nicolas Anelka. La Federación Francesa de Fútbol no intentó en ningún momento proteger al equipo. Tomaron una decisión en base exclusiva a los hechos que dio cuenta la prensa. Como consecuencia y para manifestar nuestro rechazo a la decisión tomada por los dirigentes de la federación, todos los jugadores decidieron no participar en el entrenamiento de hoy»», expresó. ¿Habrá práctica mañana? Mmm…