·

SEMBLANZAS (XLI): La vida después del Mundial

"Mientras tanto, disfrutemos de los comentaristas y relatores. Su víctima predilecta es la acentuación de los apellidos griegos y nórdicos..." Especial, de Jorge Daniel Amena para Radio Fueguina.

SEMBLANZAS



Por Jorge Daniel AMENA (*)



La vida después del Mundial



Primero: ¿Existe la vida después del mundial de fútbol?


Depende.


Si Argentina es vencida y por tanto debe regresar al terruño, ¿alguien me puede explicar que hacen 22 tipos corriendo detrás de una pelota? Inexplicable.


Si pasa de ronda y, aún más, si llega a la final, bueno, agarrate de donde puedas, porque la vida está a punto de dar un giro copernicano.


Mientras tanto, disfrutemos de los comentaristas y relatores. Una raza muy especial destacada por despedazar los idiomas y los apellidos. Su víctima predilecta es la acentuación de los apellidos griegos y nórdicos (¡!!!!!Ni uno, ni por casualidad, por el amor de dios!!!)


No digo que sean todos políglotas (no, no los estoy puteando)… por lo menos la fonética, muchachos…


Hace segundos escuchaba sin solución de continuidad “Etópisauevó” (léase: Eto´o pisa,… Webo) Camerún/Dinamarca. Una pausa, un… algo.


Sin comentarios porteños de ser posible… ”Ese gol lo hago yo” (sic).


Y bueno, quedamos en que la “Vuvuzela” o como se llame, es el distintivo de este mundial, incluso un comercio local las vende y creo (así he escuchado) que no quedó ni una. Luego del mundial puede practicar día y noche para el próximo hasta que su propia familia o algún vecino iracundo dé con el artefacto para su pesar en una parte muy íntima de su humanidad.


La república palpita. Salió Taiana. ¿Quién entra?


¡!!Que entre Verón, que entre!


¿Y ese Timerman, dónde carajo juega? La República palpita y mi corazón de futbolero de potrero también, y encima, ¡el día del padre!


De asado y tinto, y a la tarde los brasileros, ¡qué domingo padre! Así vale la pena.


A propósito entre tanto festejo, y cotilleo tan necesario como el aire. Milagroso acicate para que madruguen los que nunca se despiertan antes de las once y lo hagan a las siete de la mañana y los que “palman unas siestas de órdago” estén firmes ante el televisor sin pegar un ojo.


A propósito de todo, esa bandera que agita, o flamea a un costado de su auto o en su ventana… Un minuto, uno solo para la memoria de esos gauchos deshilachados de furia libertadora, de ese ejército del Norte que se batió en más de una veintena de batallas, desgarrados, y siguiendo, derrotados y volviendo a combatir, al mando de ese menudo personaje de nuestra historia, puesto a General, y como General, ordenando, éxodo de piedra, y arcilla, revancha y triunfo, y ese símbolo que crea a pesar de la posición de los mandos naturales. La crea y la jura. Todas las veces que hizo necesario.


Y una foto de Billiken la muestra cruzada sobre su pecho. Ese Dr. Dn. Juan Manuel Belgrano.


A este Padre de las identidades que se cobijan bajo ese paño.


Su día. Al gran pueblo argentino salud.




(*) Escritor, Abogado Constitucionalista – Ex Juez Nacional – ex Legislador provincial y Convencional Constituyente Nacional – Miembro permanante de la UNV(United Nations Volunteers) de la ONU.


.



(Se autoriza la reproducción, citando la fuente. Rogamos informar acerca de su publicación.)



Opiniones a info@radiofueguina.com