·

El Gobierno británico rechazó la resolución de la OEA

Un portavoz del ministerio reiteró que Gran Bretaña "no tiene dudas" acerca de su soberanía sobre las Malvinas y los espacios marítimos circundantes, un día después de que la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara una resolución que insta a Londres y a Buenos Aires a reanudar "cuanto antes" las negociaciones.


(Río Grande, 09 de junio de 2010) – El Ministerio de Relaciones Exteriores británico insistió en que «no puede haber negociación» sobre la soberanía de las Malvinas hasta que no lo pidan los habitantes del archipiélago.


Un portavoz del ministerio reiteró que Gran Bretaña «no tiene dudas» acerca de su soberanía sobre las Malvinas y los espacios marítimos circundantes, un día después de que la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara una resolución que insta a Londres y a Buenos Aires a reanudar «cuanto antes» las negociaciones.


«El principio de autodeterminación expuesto en la Carta de las Naciones Unidas se impone. No puede haber negociación sobre soberanía al menos -y hasta- que lo deseen los isleños», agregó el portavoz.


La resolución aprobada el martes en Lima por la OEA «reafirma la necesidad» de que la Argentina y Gran Bretaña «reanuden cuanto antes las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia».


Tras un debate, en el que el representante de los Estados Unidos se abstuvo de intervenir, el pleno de la OEA decidió también «continuar examinando la cuestión de las islas Malvinas (…) hasta su solución definitiva».


La Argentina reivindica por vía diplomática la soberanía de las Malvinas, ocupadas por el Reino Unido desde 1833 y objeto de una guerra entre ambos países en 1982, que se saldó con victoria de las tropas británicas.


El comienzo este año de la exploración petrolera británica en la cuenca norte del archipiélago exacerbó el clima de tensión entre Buenos Aires y Londres, sobre todo después de que la empresa Rockhopper anunciara en mayo un primer descubrimiento de crudo.