·

Sierra Grande: El dueño de la pista desmiente vuelos a Malvinas

La empresa Bahía Dorada, propietaria de una pista de aterrizaje en la zona costera de Río Negro, niega categóricamente que desde allí se hayan realizado vuelos ilegales a Malvinas. Amenazan con demandar a quienes difundieron las versiones en tal sentido.





(Río Grande, junio 8 de 2010) – La propietaria de la misteriosa pista de aterrizaje emplazada en cercanías de Sierra Grande rompió el silencio para salir a desmentir rotundamente versiones que hablaban de supuestos vuelos ilegales a las Islas Malvinas que se habrían efectuado desde esa base aérea.


Con la firma de su titular Nicolás Van Ditmar, la firma Bahía Dorada S.A. se reconoce propietaria de la pista y niega de manera categórica que preste sus servicios “para ninguna operación con aeronaves que tengan como destino o procedencia las Islas del Atlántico Sur, salvo expreso pedido de las autoridades nacionales, para lo cual existe la obligación de facilitar su uso”.


En un comunicado distribuido a los medios rionegrinos Van Ditmar amenaza con demandar judicialmente a quienes se hicieron de versiones periodísticas que lo acusaban, interpretando que “tienen como único fin, el de presentarse ante sus representados como paladines de causas imaginarias, pensando que evidentemente este accionar les reporta una exposición pública con vista a el próximo período electoral”.


El siguiente es el texto completo de la nota dada a conocer ayer por “Bahía Dorada”.




A LA OPINIÓN PUBLICA


LAS PATAS DE LA MENTIRA


En mi carácter de presidente de BAHIA DORADA S.A. y ante la oleada de informaciones erradas y malintencionadas aparecidas en distintos medios del país en las últimas semanas, me es necesario aclarar:



Que la empresa posee una pista de aeronavegación en la localidad de Sierra Grande, Pcia de Río Negro, la cual es utilizada únicamente para vuelos relacionados con nuestras actividades comerciales y que fundamentalmente está a disposición de los habitantes de la zona para atender urgencias sociales y en materia de salud. También su uso está contemplado como pista alternativa ante cualquier emergencia de los vuelos controlados en la ruta atlántico- patagónica.



Que aeropuertos y delegaciones oficiales de la zona, cubren con su actual equipamiento, todo el tránsito sobre la misma y además, de una amplia zona circundante, lo cual hace imposible que existan vuelos no controlados o no programados por las autoridades aeronáuticas Argentinas como irresponsablemente se cita en estas informaciones.



Que nuestra empresa, no tiene relación comercial o institucional de ninguna índole con las MALVINAS ARGENTINAS y que no ha permitido ni permitirá en el futuro ninguna operación con aeronaves que tengan como destino o procedencia las Islas del Atlántico Sur, salvo expreso pedido de las autoridades nacionales, para lo cual existe la obligación de facilitar su uso.



Que nuestro objetivo empresarial y el mío en particular, fue, es y será el de ajustarnos estrictamente para el desarrollo de nuestras actividades a toda el marco –civil, comercial y penal- de la legislación vigente, buscando con ello cumplir con las obligaciones que nos impone una sociedad desarrollada y pujante, como la que compartimos en nuestra vida cotidiana.



Que el origen de las falacias y mentiras publicadas, demuestran claramente una intencionalidad particular –política principalmente – que se contradice con la responsabilidad y obligación que algunos de nuestros representantes deberían tener en las funciones que la sociedad le ha confiado su representación democráticamente, y no utilizar dichos escaños para avalar calumnias y mentiras. Creemos que aquellos que enarbolan banderas sobre las supuestas e inexistentes acciones que nos adjudican, tienen como único fin, el de presentarse ante sus representados como paladines de causas imaginarias, pensando que evidentemente este accionar les reporta una exposición pública con vista a el próximo período electoral y que tristemente lo único que logran es atentar contra mi buen nombre y honor y el de la empresa que presido, lo que oportunamente deberán dar cuenta en la justicia.



Por último, creo y desarrollo mis actividades personales y profesionales con la fe y el compromiso de construir una mejor sociedad argentina y en especial en la provincia donde he crecido y desarrollado mi familia, y dejo en la sapiencia de la gente la conclusión sobre distintas metodologías de descrédito gratuito y declaraciones malintencionadas.



Que quedo a disposición de las autoridades argentinas para aportar toda la documentación necesaria para que la sociedad vea y palpe que todo lo dicho hasta hoy no es más que una estrategia de algunos que creen que todavía pueden mentirles descaradamente a la sociedad.



Nicolás Van Ditmar


Presidente de Bahía Dorada S.A




(Imagen: noticiasnet)