·

La Tierra, mi poesía

Cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, el 15 de diciembre de 1972. El poema es homenaje de un riograndense radicado temporariamente en otra provincia.




La tierra, mi poesía




Desnudar tus encantos, realizarme en tu suelo


Descubrir tus figuras en ríos de fuegos


Perseguirte en la noche, perderme en tus sueños



Libar de tu néctar, vagar por senderos


Correr en tus costas, recibir tus consejos


Escapar de la nada, cobijarme en tus senos



Escuchar tus susurros en compases de vientos


Perderme en tus labios, vivir de tus besos


Disfrutar las alturas, leerte a lo lejos



Complacerme contigo, sentirte, beberte


Notar que eres pura como lo es la vertiente


Que mana de rocas, de dioses celestes



No quiero dañarte, eres frágil y fuerte


Quisiera ayudarte poder defenderte


No encuentro la forma, y tus lágrimas ceden



Tus mejillas rosadas descansan ardientes


Tus suelos se queman, tu aire enrarece


Tu piel se reseca, tu mar no se mece



No quiero perderte, percibo tu ausencia


No quiero te ignoren mi tierra sedienta


No quiero te dejen morir indefensa



Estás tan cambiada, robaron tu esencia


Te siento desnuda y casi desierta


No encuentro los bosques, tu vida se seca



Y contigo la mía, porque no hay diferencia


Mis venas tus venas, mi sangre tus mares


Son parte del todo, tu luz, mis pesares



Mi tierra bendita, mi madre divina


No entiendo a los hombres que dañan tu espiga


Que quitan montañas por solo monedas



Monedas doradas que no valen nada


Dañando tus soles tu vida sagrada


Por unas migajas, tus ojos se cierran



Mi tierra no mueras, mi tierra no llores


Permite que sienta otra vez tus amores


La flor el perfume, tus finos acordes


Tu canto tu risa, tus días, tus noches


Mi tierra no llores que rompes mi alma


Mi tierra no llores que se apaga el alba



Alejandro Romero


Unquillo – Córdoba


Argentina



calentamientoglobal@ymail.com



iluvatar_tdf@hotmail.com