·

Los problemas con los barras no paran

Los dirigentes de la AFA Crespi y Segura recibieron una visita incómoda. Barras de Boca, de la misma facción que ya había estado en la Universidad de Pretoria, fueron a su hotel y pidieron por plata y entradas. Hasta debió intervenir la Policía.


Un nuevo día en Pretoria, un nuevo capítulo de los barras. Según pudo averiguar Clarín.com, Juan Carlos Crespi, vicepresidente de Boca, y Luis Segura, presidente de Argentinos, y miembros del comité ejecutivo de la AFA que acompañan a la delegación argentina en Sudáfrica recibieron la incómoda visita de los barras de Boca, La Banda de Lomas, que serían los mismos que estuvieron en la puerta del HPC de la Universidad de Pretoria, el lunes, reclamando por unos bolsos con banderas, que habrían recuperado hoy en el aeropuerto de Johannesburgo.



El episodio ocurrió anteanoche en el Southern Sun de Pretoria, hotel donde se alojan los dirigentes Crespi, Segura y Noray Nakis, que no habría participado de la «reunión» con los barras de Boca. El pasado lunes, los hinchas identificados como el «Lobito», el «Cinco» y el «Lanas», estuvieron en la concentración de la Selección y charlaron con el jefe de seguridad, Pablo Fernández Toucido. En aquella oportunidad reconocieron ante Clarín.com que estaban esperando a otros «27 pibes», incluyendo a uno de Chicago que sería el Gusano Pugliese y que ayer se lo vio en el aeropuerto de Johannesburgo recibiendo a un grupo de barras.



Ingresaron al hotel e increparon a los dirigentes. Pidieron por plata, entradas y camisetas. Hasta que llegaron agentes de civil para intentar sacarlo. Ahí es donde uno de ellos -según otra versión- habría dicho: «Queremos hablar con Bilardo (Carlos, el manager de la Selección), porque sino se va a pudrir todo».



Diego Maradona dijo en conferencia de prensa que no conocía «a ninguno de estos personajes» y que no los iba a dejar entrar al predio donde se hospeda la Selección «ni aunque esté lloviendo a cántaros». Julio Grondona se despegó del tema, aunque advirtió en una entrevista que «si alguien de la Selección tiene que ver con esto, se va a perjudicar». También Crespi había declarado a pocos días del arribo de la delegación a Pretoria: «En Buenos Aires nos conocemos todos». Ante cada aclaración un nuevo episodio que oscurece más la situación.




Fuente: Clarín