·

De los tres técnicos argentinos, sólo uno tiene la obligación de ser campeón

Diego Armando Maradona es, sin dudas, de los tres técnicos argentinos que dirigirá en Sudáfrica 2010, el único que tiene la obligación de conseguir el título, Bielsa, en Chile, y Martino, en Paraguay, cuentan con menos presión. Por Claudio Quiroga (Telam).


Los dos títulos y los dos subcampeonatos mundiales de Argentina, la enorme figura que representa Maradona y el hecho de contar en el equipo con el mejor jugador del planeta en la actualidad, Lionel Messi, convierten inmediatamente al seleccionado ’albiceleste’ en candidato a dar la vuelta olímpica.



No obstante, Diego deberá encontrar en pleno certamen el sistema y el funcionamiento adecuado para que el equipo pueda aprovechar al máximo el talento de Messi, sin perder equilibrio defensivo.



El camino del seleccionado argentino a Sudáfrica 2010 fue muy dificultoso, a tal punto que obtuvo la última plaza directa en la última fecha, con un agónico triunfo (1-0) ante Uruguay, en el estadio Centenario.



Argentina, que enfrentará en el grupo B a Nigeria, Corea del Sur y Grecia, pese a que debe definir aún un estilo de juego, irá a la Copa del Mundo con el objetivo de acabar con 24 años de frustraciones.



Bielsa en tanto, asume un doble desafío: confirmar en el Mundial la brillante campaña que el seleccionado chileno tuvo en las Eliminatorias y, en el plano individual, quitarse la espina que significa haber sido eliminado con Argentina en la primera rueda en Japón-Corea 2002.



Chile terminó segundo, por diferencia de gol, en la clasificación sudamericana, un punto por debajo de Brasil, con el juego vertical que le imprimió Bielsa y que revolucionó el fútbol trasandino.



La ’Roja’, que competirá con Honduras, Suiza y España en el grupo H, no tiene techo en su sueño mundialista y se sostiene en la estrategia ofensiva de Bielsa, que se mantiene firme por más encumbrado que sea el rival de turno.



Martino por su parte tiene la ilusión de alcanzar buenos resultados con la idea ya desarrollada de un juego elaborado, que se contrapone con las dos líneas de cuatro rígidas que caracterizaron a los anteriores ciclos en el seleccionado paraguayo.



La ’albirroja’ finalizó tercera en las Eliminatorias, con los mismos puntos que Chile pero con un menor saldo de goles, y habiendo derrotado a Brasil y a Argentina, con un funcionamiento que combinó orden con poder ofensivo.



Pese al duro golpe que significó el ataque a balazos a su máxima figura, Salvador Cabañas, Paraguay, que se medirá en el grupo F con Italia, Eslovaquia y Nueva Zelanda, se dispone a avanzar lo máximo posible en un certamen que lo tendrá como participante por cuarta edición consecutiva.



Tres entrenadores argentinos llevan a cuestas sus ilusiones mundialistas, con la curiosidad de que el de menor experiencia en el banco, Maradona, es quien tendrá la mayor exigencia, por su nombre propio, el talento de sus jugadores (principalmente los de mitad de cancha hacia adelante) y la tradición futbolística del país.