·

La cordillera divide a los gastronómicos

Un comunicado del gremio de UTHGRA señala que los gastronómicos están inmersos en una profunda crisis entre Ushuaia por un lado y Tolhuin y Río Grande por el otro. Denunciaron que en Río Grande no hay acción gremial, obra social, cobertura médica, capacitación ni beneficios.




(Ushuaia, 16 May0 de 2010) – La Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la Republica Argentina (UTHGRA) de Tierra del Fuego está atravesando una traumática realidad.



El gremio gastronómico tiene una seccional con sede en Ushuaia e injerencia sobre Tolhuin y Río Grande, en donde cuenta con una sede propia puesta en funcionamiento hace pocos meses pero que aún no ha sido inaugurada.



Según aseguran las autoridades gremiales de Río Grande “existe una diferencia marcada entre la ciudad de Ushuaia y las otras dos ciudades. En la capital las cosas se manejan medianamente bien y controladas y es casualmente allí donde se encuentran los secretarios general, adjunto, administrativo y de capacitación, además del tesorero”.



Por otra parte están Tolhuin y Río Grande donde la gran masa de trabajadores que están bajo la órbita de Gastronómicos vive una realidad diametralmente opuesta a Ushuaia. En el norte provincial los afiliados perciben que están acéfalos, sin rumbo y, lo que es peor, sin cobertura médica, asistencial ni respaldo de ningún tipo, a pesar de que la cantidad de afiliados que suman Tolhuin y Río Grande supera a la de Ushuaia.



Es oportuno recordar que Gastronómicos eligió autoridades el 20 de agosto de 2009 y que la lista ganadora se alzó con el triunfo gracias a la performance electoral realizada en Río Grande, mientras que en Ushuaia se impuso la lista opositora por una cantidad notable de votos. Igualmente la suma de votos provinciales los llevó a estar al mando del rumbo del gremio.



En Río Grande y Tolhuin existe una gran preocupación por cuanto las autoridades actuales no encuentran ninguna salida ante los inmensos problemas por los que pasan los afiliados de las ciudades que los votaron.



En respuesta a la confianza, han quedado prácticamente marginados, sin soluciones, sin rumbo, sin cobertura asistencial. En una palabra, se sienten “abandonados”.



Para tener un panorama de lo que vive el afiliado gastronómico basta con saber que el Hospital Regional Río Grande ha cortado la cobertura a los afiliados de OSUTHGRA (Obra Social de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la Republica Argentina) por una deuda que la entidad gremial mantiene con el hospital y que rondaría los 300 mil pesos.



Por otra parte el sanatorio CeMeP también tiene suspendidos los servicios a los afiliados gastronómicos como también el Sanatorio Fueguino. En definitiva, el afiliado riograndense y tolhuinense que aporta mes a mes no tiene hoy por hoy cobertura de ningún tipo.



En cuestiones gremiales, el afiliado riograndense está actualmente al margen de todo, ya que las respuestas a los problemas son prácticamente nulas.



Por otra parte, la capacitación para el afiliado tolhuinense y riograndense directamente no existe.



Los representantes gastronómicos en Río Grande, en tanto, advierten que su situación actualmente es “por demás incómoda frente a la masa de afiliados que reclama soluciones, pero que el secretario gremial, el de prensa y el de actas jamás podrán dar respuesta sin presupuesto y sin poder de decisión”.



“Los afiliados conocen esta situación y nos reclaman constantemente que hagamos de Río Grande una seccional y que dejemos de depender de Ushuaia, ya que si nuestros aportes van a Ushuaia y acá no queda nada y no nos devuelven nada, preferimos que esos aportes estén acá y que sean manejados por gente de Río Grande”, aseguraron desde la delegación conducida por Víctor Almonacid.



“Acá -señaló Almonacid-, cada afiliado sabe que desde Ushuaia manejan nuestros aportes y que a los riograndenses y tolhuinenses no nos dan participación ni integración y que todo lo que llega a Ushuaia queda para Ushuaia y nunca alcanza para el afiliado de las otras dos ciudades”.



Ante esta falta de espacio para participación en la acción gremial, los dirigentes de Río Grande “no podemos hacer otra cosa que tareas administrativas”. De tal forma, la acción urgente que necesita el afiliado de esta ciudad y de Tolhuin “está en manos de la seccional y eso es en Ushuaia”, afirmaron.