·

Don Ramón, a 26 años de su muerte

Aquel 15 de mayo de 1984 el Lear Jet de la Gobernación fueguina desapareció en aguas del canal Beagle. Iban a bordo el delegado presidencial Don Ramón Trejo Noel y once acompañantes.La tragedia quedó grabada a fuego en la historia del ex Territorio.


(Río Grande, mayo 15 de 2010) – El retorno de la democracia en 1983 a la República Argentina encumbró en Tierra del Fuego al riograndense don Ramón Trejo Noel, designado entonces por el Presidente Raúl Alfonsín como gobernador del Territorio. Asumió el 11 de diciembre de ese año y le tomó juramento el ex ministro del Interior, el extinto Antonio Tróccoli.


Pero apenas 5 meses y cuatro días después, Trejo Noel falleció trágicamente en ocasión de la caída del avión Lear Jet que lo transportaba, en aguas del helado canal Beagle, a la vera de la ciudad de Ushuaia.


Con él se fueron también su esposa Ofelia Olga Lisa, el legislador territorial Ernesto Julio Löffler, dos de sus ministros, Luis Roberto Campanella, de Gobierno, Salud Pública y Acción Social, y Fernando Diego García, de Desarrollo de la Economía; su secretario Privado Ricardo Luis Sica, el secretario General Guillermo Marcilesse, el asesor de la Casa de Tierra del Fuego Carlos Alberto Lisa, la asesora de Acción Social en Río Grande, Nora Ormiston, el Director y el Subdirector de Aeronáutica provincial, Mario Marconcini y Rodolfo Pourrain, y un funcionario de INTEVU, Pedro Alberto Altuna.


Sus cuerpos jamás fueron encontrados como así tampoco la caja negra de la aeronave que podría develar el secreto que guarda el mar, y que se resiste en compartir con la Historia.



Los orígenes


Don Ramón Trejo Noel, nacido en Buenos Aires el 7 de agosto de 1920, llegó en la década del ’50 a Río Grande como gerente del supermercados La Anónima, entonces emplazado en la esquina de San Martín y 11 de Julio. Algunos años después el comercio se incendiaba.


Luego compartió la administración de una bloquera con Ramiro y Domingo Granja, dos antiguos pobladores de la zona. Compró y vendió cueros de la zona hasta que comenzó a desempeñarse como Despachante de Aduana, una actividad que lo asentó definitivamente en la Isla y que aún hoy sigue en pie.


Desde 1982 comenzó a ejercer activamente su militancia radical en el Comité que por entonces funcionaba en un local de calle San Martín 79, entre Libertad y 11 de Julio,



Las expectativas


Su gabinete era considerado de lujo. Trajo de Santa Cruz a un hombre de vasta experiencia bancaria, Fernando García, y lo designó Ministro de Desarrollo de la Economía. Fundó el Banco del Territorio. Convocó a un sobrino de su esposa, Carlos Lisa, y lo designó asesor en la Casa de Tierra del Fuego. Guillermo Marcilesse estaba radicado en Buenos Aires, Trejo lo llamó y lo puso a cargo de la Secretaría General y de Coordinación. Roberto Campanella, en aquel entonces socio de la agencia Ford de Río Grande, había sido electo concejal por esta ciudad. Nunca asumió porque aceptó el cargo de Ministro de Gobierno.


Algunos conflictos latentes encontró Don Ramón Trejo Noel al asumir en su nueva función, herencia del último período de la dictadura militar y sus representantes fueguinos: huelgas de petroleros privados, paro por tiempo indeterminado en Radio Nacional, paralización de los talleres en la EPET de Río Grande por falta de tornos, conflictos entre los docente, en la UOCRA.


Rápidamente se dio solución a todos los asuntos y emprendió frontalmente la concreción de varios proyectos de desarrollo para Tierra del Fuego. Uno de los que lo desvelaba era la implementación de un puente aéreo que uniera Río Grande con Río Gallegos, evitando el tránsito terrestre por la República de Chile. El problema aún hoy subsiste.



Lo inesperado


El Lear Jet 35A perteneciente a la DPA del Territorio Nacional de Tierra del Fuego ese 15 de mayo de 1984 había salido de Buenos Aires con destino final Ushuaia y escala en Río Grande. La nevada que azotaba a la isla era, recuerdan los memoriosos, impresionante. Pero los avezados pilotos estaban acostumbrados a volar en condiciones aún peores.


En Río Grande el único que descendió fue el hoy diputado Nacional Luis «Tachi» Trejo.


En la pista estaba a punto de decolar el LADE que volaba habitualmente entre las dos ciudades fueguinas. Viendo Trejo Noel que estaban don Ernesto Löffler y el Dr. Notto por viajar, los invitó a sumarse al Lear ocupando los dos asientos libres. Löffler accedió, Notto no.


Pedro Alberto Altuna, un joven arribado tres años antes a Tierra del Fuego proveniente de Temperley, sobrestante de INTEVU (hoy IPV), pidió viajar en el último lugar vacante que quedaba.


A las 17:40 aproximadamente levantó su último vuelo. Ya a las 18:15, en el aire, estaba declarado el alerta. Luego sobrevino el silencio fatal mientras la nieve seguía cayendo copiosamente. Comenzaron las horas de la angustia.


La noticia de la todavía desaparición del Lear corrió como reguero de pólvora por Tierra del Fuego y se desparramó al resto del país a través de los medios de prensa. Se temía lo peor pero la esperanza estaba intacta.


Incesante y febril fue la búsqueda que a la mañana siguiente se inició en el canal Beagle, sobre el cual volaba la máquina al perder contacto con tierra. Buzos profesionales con sofisticado equipamiento se sumergieron una y otra vez en las gélidas aguas en busca de las señales. Unos quince días más tarde se encontró parte del fuselaje, trozos de una de las alas y un portafolio. Pertenecía a Don Ramón Trejo Noel.


La información oficial dijo que el Lear se estrelló bajo condiciones climáticas adversas frente al canal de Beagle, a unos 8 kilómetros del aeropuerto de Ushuaia. En su interior viajaba el gobernador de la isla y 11 personas más que resultaron muertas a causa del accidente.


Ni los cuerpos de los infortunados ni la caja negra de la aeronave aparecieron jamás. La intangible tumba del Beagle se empecina en guardar el secreto del fatal accidente, como tantos otros.



La sucesión


El arquitecto Jorge Vera, ministro de Obras Públicas, había quedado a cargo de la Gobernación durante el viaje a Buenos Aires. Vera se había criado en Buenos Aires junto a Don Ramón Trejo. Luego del accidente, quedó como gobernador interino de la isla. El Presidente le solicitó a Vera que continuase Pero no aceptó. Su congoja no le permitió ocupar jamás el sillón que estaba destinado para su amigo de la infancia. Tres meses después, Don Adolfo Sciurano fue designado por Alfonsín para reemplazar a Ramón Trejo Noel en el cargo.



El hallazgo


El buzo profesional ushuaiense Héctor Elías Monsalve fue el responsable del hallazgo de los restos del Lear Jet de la gobernación fueguina. Es también dueño del descubrimiento del buque Monte Cervantes. En la mañana siguiente de la tragedia, Monsalve se zambulló sin hesitar a las heladas aguas del Beagle. Tras quince días de ardua búsqueda, en medio de continuas tormentas de nieve, encontró el lugar preciso: a 8 kilómetros del aeropuerto, a 30 metros de profundidad. Luego la Armada relevó el lugar y emprendió el rescate.



Redacción: Oscar D»Agostino