·

Crisis docente: La Justicia hizo lugar al amparo pedido por los padres

La Jueza Herráez ordenó al Sutef cesar toda medida de fuerza que impida el normal dictado de clases. Y otorgó al Gobierno un plazo de diez días para que adopte todas las medidas conducentes a garantizar la actividad escolar.



(Río Grande, mayo 4 de 2010) – La Jueza Civil de Primera Instancia de Río Grande, Silvia Herráez dictó un fallo trascendental por el cual impone la obligatoriedad de garantizar el dictado de clases, limitando las medidas de fuerzas impulsada por el gremio docente.


El fallo se enmarca en la acción de amparo promovida por un grupo de padres cuando aún estaba vigente la huelga impulsada por el Sutef que mantuvo prácticamente cerradas las escuelas en la provincia por espacio de casi dos meses.


El dictamen (que fue emitido el 30 de abril aunque fue notificado a las partes este lunes) dispone hacer lugar a la acción de amparo y emplaza al Poder Ejecutivo provincial “para que en el plazo de diez días adopte las medidas necesarias para garantizar el dictado regular de clases en los establecimientos escolares de educación pública”.


Asimismo, la magistrada en su fallo emplaza al Sutef “para que en igual plazo disponga el cese de toda medida de fuerza que afecte el normal dictado de clases”.