Una recorrida para morirse de envidia

Deslumbrados, los concejales riograndenses visitaron un parque industrial en Berazategui, provincia de Buenos Aires. Pretenden copiar el modelo para empezar a planificar un polo fabril parecido en nuestra ciudad.



(Río Grande, abril 20 de 2010) – “Es un parque industrial modelo, que debemos analizar para implementar, algunas cuestiones en nuestra ciudad”, envidiaron los concejales riograndenses, de recorrida por el polo fabril en el partido de Berazategui, cercano a La Plata en el sur del gran Buenos Aires. Propiciaron como viable la posibilidad de establecer un sistema mixto de interacción en el parque industrial, compuesto por el Estado y los Empresarios.



Los ediles riograndenses Boyadjian, Ojeda, Longhi, Moreira y Rodríguez se encuentran participando del primer encuentro productivo “Parques Industriales, un desafío para Tierra del Fuego”, organizado por el Gobierno de la Provincia con el auspicio económico y financiero del Consejo Federal de Inversiones.


Junto al Intendente de Berazategui, el peronista Juan José Mussi, recorrieron el Parque Industrial Plátanos, y sacaron conclusiones elogiosas acerca de las ventajas del sistema mixto planteado en el polo industrial bonaerense.



En diálogo con los anfitriones pudieron informarse de que el parque industrial Plátanos “surgió como respuesta a la crisis de 2001 y como consecuencia de una magra política industrial durante los 90”. “En este espacio funcionaba una sola industrial textil, pero a partir de la necesidad de establecer un espacio acorde para las pequeñas y medianas empresas de Berazategui y alrededores, decidimos hacer una gran apuesta política y financiera para recuperar el sector y tener hoy más de 50 fábricas funcionando y otras 10 a punto de comenzar”, celebraron los funcionarios bonaerenses.



Rodeado por la envida de sus visitantes, el Intendente Mussi destacó que “este gran parque industrial, su limpieza y orden, son producto de varios factores pero sin duda el principal esta dado por el acompañamiento del municipio y la interacción entre los empresarios y el municipio, puesto que es una estructura mixta, la cual brinda fuentes de trabajo y sin duda no produce ningún tipo de contaminante para la ciudad”.



Al final de la recorrida, Boyadjian apreció que “Nos llevamos sus experiencias para analizar lo que debemos hacer nosotros como responsables del Parque Industrial de la ciudad” destacando que “si se ponen en marcha políticas públicas de diferente índole, se podrá fomentar la llegada de más empresas y por sobre todas las cosas, preservar la naturaleza, la ecología y el medio ambiente de nuestra ciudad”.



En tren de copiar buenas ideas, el concejal Longhi también se admiró de que “Pese a la convivencia y la existencia de diversos emprendimientos productivos, que van desde el reciclado de plástico, papeleras, o empresas metalúrgicas, la limpieza y el orden es realmente un punto a destacar” enfatizando que “la composición mixta en la administración del Parque, sin duda marcan una alternativa que debemos analizar para poner en práctica en nuestra ciudad”.



“Lo que nosotros nos llevamos de estas experiencias es que si el Municipio, o el Gobierno Provincial, toman la decisión de emprender un reordenamiento y organización del Parque Industrial de nuestra ciudad, facilita la llegada de inversiones a la vez que mejora la calidad de vida y elimina prácticamente la contaminación visual, que es prácticamente una situación compleja en Río Grande”, se sinceró Longhi.



Mirar y aprender


También un grupo de funcionarios provinciales vivieron la rica experiencia de comprobar los resultados de gestiones que se preocupan más por hacer que por confrontar.


El ministro de Economía de la Provincia Rubén Bahntje: manifestó su deseo de que “Podamos rápidamente lograr los consensos para reordenar las industrias”. Admirado también, el funcionario proclamó que “resultó muy interesante la articulación que se ha logrado entre el capital privado y la autoridad pública”.


“Espero que podamos rápidamente lograr los consensos para reordenar las industrias actuales de Tierra del Fuego, junto al equipo técnico del CFI, en un nuevo parque industrial sobre todo en el norte de la provincia”, se esperanzó Bahntje.


Por su parte, todos los fueguinos debieron soportar una odiosa comparación hecha por el intendente de Berazategui. Juan José Mussi se refirió al asombro que le causó la desproporción de recursos que perciben los municipios fueguinos respecto a los bonaerenses, señalando que “en Berazategui tenemos 375 mil habitantes y un presupuesto que ronda los 160 millones y en Tierra del Fuego, con 90 mil habitantes, tienen casi el doble”.