·

Choferes de remis se encadenaron en el Concejo

Reclaman por el otorgamiento de patentes. Decidieron la protesta después de una fracasada reunión con el secretario de Gobierno. Denuncian graves irregularidades. Por lo menos 40 patentes no estarían siendo explotados por sus adjudicatarios.



(Río Grande, abril 12 de 2010) – Tres obreros del transporte de alquiler se encadenaron hoy en la sala de Comisiones del Concejo Deliberante, en reclamo por su precaria situación y la negativa de los funcionarios a otorgarles patentes para trabajar por su cuenta.


Los choferes de remises exigen la entrega de licencias a su nombre por cuanto aseguran que los actuales titulares no quieren regularizar su situación y que a diario más trabajadores quedan sin trabajo.


Los obreros del volante se apersonaron nuevamente hoy en el Concejo Deliberante, angustiados por la crisis que atraviesa el sector, agravada por los controles que ejerce el Ministerio de Trabajo de Nación para que los titulares de las licencias regularicen la situación de sus trabajadores.


Después de escuchar los argumentos de los ediles y del secretario de Gobierno del Municipio Pablo Blanco, no conformes con las respuestas recibidas, decidieron encadenarse en la misma Sala de Comisiones donde se desarrollaba el encuentro.


En medio de la protesta, los remiseros reiteraron las denuncias en cuanto a la situación de las licencias, advirtiendo que los titulares de las mismas no la trabajan o simplemente no están en la provincia.


Según un recuento hecho por los trabajadores, existen al menos cuarenta patentes en situación irregular, que están siendo alquiladas a terceros o los vehículos inactivos mientras sus adjudicatarios viven de la renta producida, trabajan en otra cosa o sencillamente están fuera de la provincia.


La anormal situación –que ha convertido la tenencia del derecho de explotación en verdadera mercancía- hace que las patentes se ofrezcan en plaza a un precio de “venta” ilegal que supera los cien mil pesos, según denunciaron.