Recorriendo el país en bici, Rubén Cena llegó a Bariloche

El veterano de Malvinas, residente de Río Grande, se impuso recorrer la Argentina a puro pedaL Sólo lo acompañan sus pertenencias, que lleva en un carrito que arrastra con su bici. Lleva 2.000 km andados. Le tocó “dormir en alcantarillas”, confiesa.


(Bariloche, marzo 30 de 2010) – Rubén Cena es un excombatiente de Malvinas que un mes y medio atrás comenzó un periplo por el país en bicicleta. Pasó por Bariloche rumbo a Zapala. La primera etapa de su viaje terminará en Córdoba.


A poco más de 2.000 kilómetros y 40 días de iniciado su viaje en la ciudad de Río Grande, donde reside, el veterano de Malvinas Rubén Cena llegó el fin de semana pasado pedaleando a Bariloche.


Fue apenas una escala en su ambicioso plan de viaje, iniciado el 12 de febrero a las 7 de la mañana, cuya primera etapa terminará a mediados de mayo en la ciudad de Córdoba.


Antes pasará por la localidad de Alejandro Roca, en la misma provincia, donde nació y de donde era uno de sus amigos perdidos en la guerra de 1982: Raúl Ricardo Romero, quien el primero de mayo de 1982 cayó bajo el fuego de los aviones Vulcan en Puerto Argentino.


“Me jubilé y decidí encarar este viaje, solo. Busco un espacio mío, en donde tomo decisiones sin consultar a nadie”, explicó a este medio en su paso por Bariloche, sobre las razones de la aventura.


También cuestiones de salud lo inspiran. Es diabético del tipo 2 (no insulinodependiente) y comenzó a andar en bicicleta hace cinco años, para comprobar lo bien que le hace el ejercicio a la salud.


“Los médicos recomiendan al menos una hora de ejercicios y en este caso, la bicicleta es ideal, porque no implica impacto en articulaciones ni músculos. Ayuda a oxigenar todo el cuerpo y hacer funcionar adecuadamente los órganos. Me sirvió para reencauzar el control de todo el cuerpo”, señaló.


También lo ayuda en momentos difíciles, como en el camino en Santa Cruz donde no vio a nadie en varios días y quiso “agarrar la bici a patadas” y regresar a Río Grande. “Me volví loco, había mucho viento, no veía a nadie y dormía en las alcantarillas”, recordó.


En el camino se fue encontrando con mucha gente, algunos conocidos de antemano, como los dos compañeros de Malvinas con quienes estuvo en Trevelin.


También, cerca de El Calafate, comenzó a tomar contacto con comunidades indígenas y luchadores por los pueblos originarios, a quienes ya no abandonaría en el resto del trayecto.


Así conoció a Ramón Epulef, Mario Curulay (a quien por vez primera escuchó hablar en mapuche con su esposa) y a integrantes de la Comunidad Santa Rosa, que pelean por conservar sus tierras ancestrales, hoy en manos del magnate italiano Carlo Benetton.


Desde Bariloche siguió por la ruta nacional 40 hasta el río Collón Cura, donde dobló hacia La Rinconada y desde allí para Zapala.


Luego tenía por delante Chos Malal, Malargüe, San Rafael, Villa Mercedes y Alejandro Roca. Allí hará una escala mayor para estar con los suyos y homenajear a su compañero muerto en la guerra, y luego partir a la capital cordobesa, donde estudian sus hijos.


Quienes quieran seguir su viaje y alentarlo pueden hacerlo en Facebook, o enviando un correo electrónico a rubencena@hotmail.com.


Un 2 de Abril en el camino


Rubén Cena es cordobés, tenía 18 años y hacía la conscripción en el regimiento BIM5 de la Armada en Río Grande cuando estalló la guerra de las islas Malvinas.


Fue primero a Puerto Argentino y luego a Monte Williams, donde estuvo destacado con los morteros de 106,6 milímetros. Luego cumpliría diversas funciones relacionadas con la Defensa Civil para la Municipalidad de Río Grande y para el gobierno provincial.


Estimó que el 2 de Abril lo encontrará en cercanías de Zapala, Las Lajas o Chos Malal; donde se acercará en la medida de sus posibilidades a un acto de conmemoración por la recuperación de las islas.




Imagen: Rubén Cena en el puente sobre el Limay, dejando Bariloche y dirigiéndose a Zapala.


(Imagen y textos: Daniel Lorenzo, para www.radiofueguina.com)