·

Crisis educativa: Distinta suerte para gremio y gobierno en Buenos Aires

La reunión del ministro de Gobierno fueguino con Sileoni se chocó con la negativa del gobierno nacional a aportar fondos para ayudar a superar la crisis en la Educación. El Sutef se entrevistó con el titular de Trabajo pero no tienen aún una respuesta.



(Río Grande, marzo 24 de 2010) – Continuando con su interminable fila de desencuentros, que tienen paralizada a la Educación en Tierra del Fuego, el gobierno provincial y el gremio docente encararon sendas reuniones en Buenos Aires, simultáneas pero con fines distintos y suerte diversa.


Por un lado, el ministro de Gobierno Guillermo Aramburu, junto al legislador oficialista Fabio Marinello, se reunieron con el ministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni, informando al cabo del encuentro que el ministro nacional “ratificó la imposibilidad de la Nación de asistir financieramente a la provincia para solucionar el conflicto docente”, con lo que las conversaciones en tal sentido se podían considerar terminadas.


Según la información proporcionada por el gobierno, “El ministro Sileoni fundamentó su postura en que Tierra del Fuego es una de las jurisdicciones que está por encima del piso mínimo de salarios que establece la Nación para los docentes, motivo por el cual no hay forma ni modo legal de asistirla por el fondo específico» con el que cuenta esa Cartera educativa.


En otro lugar de Casa de Gobierno, representantes del gremio docente, junto al legislador opositor Luis Velazquez y al secretario General de la CGT nacional Hugo Moyano, intentaban dialogar con funcionarios que pudieran abrir al diálogo su pedido de que el gobierno nacional provea los fondos que el ministro Sileoni negara a Aramburu y Marinello.


La intención de máxima del grupo de gremialistas apuntaba a ser recibidos por la Presidenta Cristina Kirchner pero este objetivo estuvo lejos de cumplirse. En su lugar fueron recibidos por el ministro de Trabajo Carlos Tomada, quien escuchó su pedido de fondos y al mismo tiempo una solicitud para que éste intervenga ante su par provincial Marcelo Echazú a fin de que éste disponga el levantamiento de la Conciliación Obligatoria dispuesta días atrás.


El levantamiento de la medida –de concretarse- dejaría al gobierno provincial sin argumentos para negarse a sentarse a dialogar, según especulan dirigentes del Sutef.


Con todo, no hubo respuestas por parte de Tomada y –de acuerdo a lo informado por fuentes del Sutef- habría pedido un cuarto intermedio de unas horas para responder. Este jueves habría un nuevo encuentro definitorio, según esperaban los sindicalistas fueguinos.