·

Alves y los jugadores, dos horas de reunión

El técnico de Boca mantuvo una extensa charla con el plantel, antes del entrenamiento en el predio de Casa Amarilla. Luego, los futbolistas quedaron a solas en el vestuario durante 15 minutos. La crisis ’xeneize’ se agudiza en la semana previa al superclásico.


El entrenamiento estaba previsto para las 9.30, pero pasadas dos horas todavía nadie había salido al campo de juego del predio de Casa Amarilla. Es que tanto el entrenador, Abel Alves, como el plantel profesional se encontraban reunidos puertas adentro del vestuario, donde mantenían una charla de autocrítica tras la dura derrota del domingo último frente a Tigre (3-0).



Una hora y 45 minutos estuvo el ‘Chueco’ Alves dentro del vestuario, luego se retiró y dejó a solas a los jugadores, que dialogaron por espacio de 15 minutos más. Recién allí, dos horas más tarde, comenzó el entrenamiento ‘xeneize’, luego de una mañana a pura charla.



Alves les había recriminado a los jugadores su “falta de actitud” luego del encuentro y anoche estuvo reunido con los principales dirigentes del club de la Ribera, el presidente Jorge Ameal, el vicepresidente José Beraldi y uno de los encargados del Departamento de Fútbol Profesional, Marcelo London.



En esa reunión, los dirigentes le habrían solicitado al DT que no realizara cambios bruscos ni «limpieza» alguna hasta después del superclásico del próximo domingo en la Bombonera, por la décima fecha del torneo Clausura.