·

La Cámara de Comercio propuso un impuesto para colocar cámaras de vigilancia

Así se lo planteó la entidad mercantil a los ediles de Río Grande. El gravamen sería de 5 pesos por frentista Además solicitaron que se amplíe el radio del estacionamiento medido en el centro y la calle Viedma.







(Río Grande, 10 de marzo de 2010) – A la reunión a la Cámara de Comercio asistieron los concejales Raúl Moreira y Miriam Boyadjian, siendo su anfitrión el empresario Diego Navarro.



Los comerciantes manifestaron una propuesta del sector de generar algún tipo de normativa para que se genere una suerte de tributo o aporte económico de los frentistas de la ciudad para acompañar la inversión del Estado en materia de seguridad, haciendo hincapié en el sistema de videocámaras a ubicarse estratégicamente en los diferentes barrios de la ciudad.



Con relación a la video vigilancia el concejal Raúl Moreira reveló que “la Cámara de Comercio pidió que se extienda a la mayor cantidad de sectores posibles” aunque reconoció que existen limitaciones presupuestarias para avanzar en tal sentido.



El concejal Justicialista también reveló que los empresarios “solicitaron que analicemos de que manera se puede instrumentar algún tipo de impuesto que permita hacer posible la adquisición de esos elementos”, y además “si se sostiene en el tiempo avanzar en la posibilidad de “incorporar vehículos o personal para contribuir a la seguridad y que estos vehículos puedan acudir rápidamente cuando los monitores adviertan algo irregular.”



Por su parte, Diego Navarro expresó “nosotros decimos de cobrar acá 5 pesos y llevar el sistema a todos los sectores de la ciudad” entendiendo que de esta manera “se estaría ayudando muchísimo porque esto tiene una multiplicidad de funciones”.



En cuanto al servicio de Estacionamiento Medido reconoció que una de las preocupaciones es “la competencia que genera tener estacionamiento medido o no tenerlo en lugares específicos como puede ser la calle Viedma” entendiendo que “genera una competencia desleal con aquellos comerciantes que no tienen que pagar estacionamiento medido”, por lo tanto se plantea “instrumentarlo en la periferia de la calle Viedma, y lo mismo ocurre en otros lugares céntricos”.