·

Banfield y Nacional empataron en el Centenario

Empataron 2-2 en el Centenario con tantos de Varela y Regueiro para los uruguayos y dos de James Rodríguez (uno de penal) para los de Falcioni. De esta manera, los del Sur mantuvieron su invicto aunque resignaron el puntaje ideal en el grupo 7 de la Copa.


El punto, el invicto en esta Copa Libertadores y un camino que, parece, tiene guardadas emociones fuertes para este Banfield que se llevó un 2 a 2 del Centenario ante Nacional y que le permite seguir en lo más alto del Grupo 6. La clasificación a los octavos quedó muy cerca.



El comienzo, ese arranque de Nacional insinuó otro escenario para el equipo dirigido por Julio Falcioni. Diez minutos en los que el local mostró sus ambiciones, aunque sin claridad en la zona donde la lucidez hace la diferencia. Pese a eso, se supo poner en ventaja tras un centro de Núñez que Varela envió a la red entrando por detrás de todos y ganándole la posición a Barraza. Ese 1 a 0, sin embargo, no desmanteló la estantería de Banfield, que intentó ser ordenado como siempre y certero a la hora de tener la chance.



Ramírez corrió por la izquierda, lanzó el centro al área y James Rodríguez puso la cabeza para el empate. Así de sencillo, como en casa, Banfield alcanzó la igualdad y la tranquilidad para jugar su partido. Jugar, en definitiva, con esa desesperación de Nacional. Y en una aventura en ataque, entre tantas pelotas al área, el árbitro Heber Lopes cobró un penal por un supuesto empujón de Núñez a Rodríguez. Y el colombiano, con un remate contra el palo, puso en ventaja a los de Falcioni. Una diferencia que no pudo aguantar hasta el entretiempo, porque a cinco minutos del final, Regueiro capturó el rebote en el travesaño tras un cabezazo de Coates. Así, se cerró una primera parte llena de emociones y con cuatro goles.



La intención de Banfield, en la segunda parte, fue esperar unos metros más atrás para apostar, definitivamente, a jugar de contragolpe. Esa apuesta, de riesgo, no le permitió tener audacia para lastimar. Aunque sin sufrir demasiados embates -algún tiro libre al área, como el de Matute Morales que Coates cabeceó apenas afuera- le costó tener la pelota y defenderse a partir de la tenencia. Ni Rodríguez, ni Erviti, el juego pasó por una defensa que, a diferencia de lo que ocurrió en la parte inicial, se paró mejor para despejar todo intento de Nacional. Un equipo que lo empujó hasta el arco de Lucchetti, pero que no estuvo claro para encontrar la llave. Entonces, entre las limitaciones del local y la fortaleza -algo que en general distingue a Banfield en el torneo local- el punto en el Centenario comenzó a tomar color.



La elección de poner en la Copa a los habituales titulares y jugar buena parte del Clausura con el conjunto alternativo define cuáles son las aspiraciones, al menos, para este primer semestre. Está convencido Banfield de que puede soñar en grande. A veces, lo sustenta y argumento desde el juego. Otras, desde la entrega por el objetivo. La formación del campeón, en lo que va de 2010, apenas perdió un partido en esta doble vida entre Copa y campeonato. Fue en Rosario, 2 a 1 ante Newell»s, la única vez -hasta la noche de ayer- en la que le habían anotado esa cantidad de goles en un partido. Claro que, en este caso, el sabor es distinto. Porque lo que de entrada fue buscar tres puntos para poner un pie en zona de clasificación, luego fue conformidad -de hecho metió a Ladino en lugar de Quinteros, teniendo a Marchant en el banco de los suplentes para ocupar esa función- y calma en el pitazo final.



De este paso por Uruguay, Banfield se vuelve un poco más fuerte. Lo sabe Falcioni, porque este equipo fue a los más de 2.500 metros de altura de Cuenca y se trajo una goleada a favor (4 a 1) y pasó por el legendario Centenario para sumar un punto en un 2 a 2. No está mal, en su cuenta mental, cuatro unidades como visitante para aspirar a definir el grupo en casa, el martes 16, otra vez ante el conjunto uruguayo. Porque desde el juego, desde su invicto, camina por una calle que promete emociones.





Fuente: Clarín