·

El sismo en Chile desplazó el territorio argentino

El terremoto de magnitud 8,8 en escala Richter modificó en unos centímetros el mapa sudamericano. Desplazó la ciudad de Concepción unos 3 metros hacia el oeste y la capital, Santiago, en unos 28 cm. Mendoza se “corrió” unos 13 centímetros.



(Río Grande, marzo 9 de 2010) – El fortísimo terremoto de magnitud 8,8 en la escala de Richter que sufrió Chile desplazó la ciudad de Concepción en unos tres metros hacia el oeste y la capital, Santiago, en unos 28 centímetros hacia el oeste-sudoeste, además de afectar a otras localidades en todo el continente y en el océano Pacífico, aseguran expertos de varias universidades de Estados Unidos.


El sismo, que los científicos consideran ha sido el quinto más potente desde que se cuenta con instrumentos para medir la magnitud de estos fenómenos, también provocó un desplazamiento de alrededor de 2,5 centímetros hacia el oeste de Buenos Aires.


Las ciudades de Valparaíso, en Chile, y Mendoza, en Argentina, se movieron también «de forma significativa», de acuerdo con las mediciones de los expertos, quienes asimismo constataron que el sismo afectó las posiciones de otros lugares del continente americano como las Islas Malvinas o la brasileña Fortaleza.


Los expertos constataron estos movimientos a través de medidas vía satélite tomadas gracias a los GPS posicionados en diversos lugares antes del día en que ocurrió el terremoto, el 27 de febrero, y después, informó la cadena CNN.


Los responsables del estudio provienen de las Universidades de Ohio, Hawaii, Memphis, el Instituto Tecnológico de California y diferentes agencias de América del Sur.


Según el diario «The Washington Post», muchos de los principales sismólogos estadounidenses se desplazaron de inmediato a Chile tras el terremoto, dado que las características de éste -las réplicas pueden ser sentidas y medidas desde tierra firme en el continente sudamericano y además la buena estructura vial de Chile permite, pese a los daños sufridos, un fácil desplazamiento a las zonas- lo han convertido en un «laboratorio sismológico» único para estudiar estos fenómenos.


El experto de la Escuela de Oceanología de la Universidad de Hawaii Ben Brooks corroboró hoy a medios estadounidenses esta situación.


«El terremoto del Maule probablemente se convertirá en uno de los más importantes, si no el más importante de todos, sismos jamás estudiados», sostuvo.


«Hoy en día tenemos instrumentos modernos, precisos para evaluar este acontecimiento y dado que el lugar (del epicentro) colinda con un continente, podremos obtener densas muestras espaciales de los cambios que causó», explicó.


«Un evento de estas características constituye una oportunidad sin precedentes para la comunidad de estudiosos si se hacen determinadas observaciones de manera rápida y exhaustiva», agregó.


La Universidad de Ohio, una de las que lideran los estudios sobre el terreno, ha publicado un mapa con la estimación de los desplazamientos registrados, que pretende ir actualizando conforme llegan nuevos datos (http://researchnews.osu.edu/archive/chilequakemap.htm)


Anteriormente, la NASA había anunciado que, según cálculos preliminares, el fuerte terremoto movió el eje de la Tierra en unos ocho centímetros de tal forma que los días podrían ser más cortos.


El experto de la agencia aeroespacial norteamericana Richard Gross usó un complejo modelo matemático cuyos resultados preliminares indican que el sismo «debería haber acortado la duración de un día terrestre en unos 1,26 microsegundos», señalaba la NASA.



(Imagen: Servicio Telam)