·

Gobernadores critican el aumento otorgado a los docentes

El mandatario de Chubut, Mario Das Neves, y el porteño Mauricio Macri se quejaron de que el Ejecutivo "negocia con la plata de otros". El entrerriano Urribarri dijo que ofrecerán lo que "responsablemente" puedan pagar. Ayer la Nación fijó una suba de 23,4%.



(Río Grande, 18 de febrero de 2010) – El acuerdo de suba salarial al que arribaron ayer el Gobierno y los cinco gremios de docentes nacionales ya levantó críticas y resistencias de parte de los gobernadores de varias provincias. El más duro fue el mandatario chubutense, Mario Das Neves, quien calificó como «una falta de seriedad» el anuncio; mientras que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, dijo que a su gestión le «complica la vida». El entrerriano Sergio Urribarri, más conciliador, dijo que ofrecerán lo que «responsablemente» puedan pagar.



Durante el encuentro que el titular de Educación Eduardo Sileoni mantuvo en el Ministerio de Trabajo con representantes de CTERA, UDA, CEA, AMET y los privados de SADOP se acordó una aumento del salario mínimo de 23,4% que se dará en dos tramos: el sueldo llegará así a $1.740 en marzo y a $1.840 en julio.



«Con muchas sonrisas, con los gremios, definen ellos qué tenemos que hacer nosotros con nuestra plata. Encima que nos quitan plata, ellos dicen «el salario básico será tal, arréglense las provincias»», disparó esta mañana Das Neves en un duro cuestionamiento al anuncio realizado ayer. «Es una falta de seriedad, así cualquiera arregla con la plata de otro», reiteró.



En la misma línea se expresó Mauricio Macri, quien dijo que «el Gobierno nacional negocia con la plata de los otros, y nos complica la vida». En la Ciudad, hoy el flamante ministro Esteban Bullrich comenzará a discutir salarios con los gremios.



Por su parte, Urribarri confirmó que a los docentes se les otorgará «un incremento desde el inicio del ciclo lectivo» pero con una salvedad: «Vamos a ofrecer lo que responsablemente podamos pagar, como lo hicimos en el 2008». El mandatario entrerriano señaló, además, que casi todos los excedentes provinciales «los destinamos a aumentar a los docentes y a otros trabajadores públicos» y aseguró que «este año –también- lo vamos a hacer».



En Córdoba, en tanto, el secretario general de la gobernación, Ricardo Sosa, acusó al Ejecutivo nacional de «embarrar la cancha» con el acuerdo y destacó que en su provincia ya se pagan sueldos más altos que el negociado.



Sileoni salió hoy al cruce de las críticas que llegaron desde algunas provincias y aclaró que «la paritaria nacional no fija porcentajes, sino un mínimo», al tiempo que afirmó que «ningún maestro de jornada simple sin antigüedad, que es el que recién empieza, puede ganar menos de $1.740».



El ministro de Educación señaló, además, que las provincias que no lleguen a pagar ese sueldo, serán asistidas por el Gobierno. «Lo venimos haciendo desde hace muchos años a través del fondo compensador, con el que estamos distribuyendo $ 3.000 millones de pesos».


El chubutense Das Neves se mostró escéptico ante ese compromiso: «(Los fondos) no me llegan nunca, le llegan a algunas provincias amigas, obedientes y obsecuentes. Esto es vergonzoso», concluyó.