·

Pechito vuelve al trabajo

José María López se fue de la Argentina para seguir dándole forme a su sueño de Fórmula 1. Primero pasará por la sede del USF1 en Charlotte y luego irá a Austria para continuar con su entrenamiento físico.


Después de pasar varios días junto a su familia disfrutando de la confirmación de ser piloto de la Fórmula 1, el cordobés José María López armó las valijas y partió rumbo a la sede del USF1 en Estados Unidos. El cordobés estará en la Charlotte durante unas horas ya que el lunes debe viajar a Austria para continuar con su plan de entrenamiento físico.



“Poco a poco van pasando los días y la posibilidad de estar arriba del F.1 está cada vez más cerca. En mi visita a Charlotte voy a ver a la gente del equipo y ver cómo marchan los trabajos en la construcción del auto”, comentó López antes de partir.



“Estos días en Córdoba me vinieron bárbaro para poder estar con mi familia y mi gente. Estuve más relajado porque ya está todo cerrado. El 2009 fue muy intenso, no tuve casi tiempo para descansar y ahora me encuentro 100% a disposición del equipo para comenzar con los trabajos”, agregó.



El cordobés estará la siguiente semana en el Centro de Alto Rendimiento de Erwin Gollner para continuar con su plan de entrenamiento. Además de realizar una intensa rutina física, tomará contacto con un simulador que le permitirá seguir tonificando su cuerpo para soportar la intensa fuerza G de los F.1.



El lunes 15 estará nuevamente en Charlotte a la espera del primer test con el Type 1, que se realizaría sobre fin de mes en el circuito de Alabama.