·

Australia: Se dio la lógica

El suizo Roger Federer, el mejor del mundo, derrotó en Melbourne, en la final del Abierto de Australia al escocés Andy Murray por 6-3, 6-4 y 7-6, para llevarse su 16° Grand Slam. Es la cuarta vez que gana en Oceanía.



«Nadie puede batirle» había asegurado el francés Jo- Wilfried Tsonga, previo a la final, acerca del suizo Roger Federer. Y nunca tan real esta frase, luego de que el número uno mundial, comenzara el año adjudicándose el primer Grand Slam del año, el Abierto de Australia, venciendo al británico Andy Murray por 6-3, 6-4 y 7-6.



El inglés, de 22 años, buscaba romper la «maldición» que desde hace 74 años no los tiene como ganadores en un torneo grande: el último fue en 1936, cuando Fred Perry se quedaba con el Abierto de Estados Unidos.



Pero este 2010 Murray llegaba con la confianza de que podría lograrlo, y de hecho, jugó un gran partido y estuvo a punto de arruinarle la fiesta, por momentos complicando al campeón, que logró superar cinco set points en el tie- break de cierre del partido, que duró dos horas y 41 minutos de tenis.



Con esta victoria, Federer logró su cuarto título en Melbourne Park mientras que el británico perdió su segunda final de Grand Slam, la última también ante el suizo, en la final del US Open 2008.