·

Estudiantes liquidó el planteo de Arsenal

Abrió el marcador Carrusca, luego Boselli armó la goleada. El miércoles se jugará el clásico con Gimnasia.


Esto se llama arrancar con el pie derecho. La victoria por 3 a 0 de Estudiantes se gestó a partir de la solidez defensiva y de la contundencia de jugadores de calidad garantizada como Verón, Sosa y Boselli. A ellos se les sumó un refuerzo que cerró el arco a pesar de otorgar la ventaja de volver de una lesión grave. Agustín Orion fue clave en en cuatro situaciones claras que neutralizó.


Tuvo menos volumen de juego Estudiantes durante el primer tiempo. Esta situación hizo que Arsenal llegara más veces al arco de Agustín Orion, quien de movida le tapó un mano a mano a Franco Jara y enseguida también conjuró una oportunidad clara de Diego Galván. Cuando pasaron esos sobresaltos, el equipo dirigido por Alejandro Sabella comenzó a hacer pie. Se ordenó, se equilibró y comenzó a jugar por los laterales. Juan Sebastián Verón comenzó a soltarse mientras Leandro Benítez le cubría las espaldas y jugaba de segundo mediocampista central. Cambió el panorama, aunque Estudiantes no fue punzante, pero logró mantener la pelota lejos de su arco por unos 20 minutos hasta que a los 33, Jara tuvo otra chance en la que el arquero volvió a dar una respuesta.


El afán de jugar por los laterales, de cambiar de frente le dio resultados a Estudiantes. En el final del primer tiempo Maxi Núñez tomó la pelota y la cruzó para Clemente Rodríguez, quien fue por la derecha casi hasta el fondo de la cancha como un puntero. Su remate cruzado y rasante lo tomó el Chelo Carrusca en libertad por la izquierda y con un toque marcó el gol. Esa jugada definió el partido también desde la posición que tomó cada uno. Arsenal siguió intentando. Avanzó y chocó muchas veces con la defensa de Estudiantes. El equipo de Sabella tenía espacios y trataba de aprovecharlos como en el primer tiempo.


De a poco, el partido ingresó en el terreno que propuso el campeón de América, aunque la secuencia del primer tiempo se reiteró cuando a los 7 minutos Mauro Oboloremató fuerte de izquierda y Orion volvió a desviarla. Sólido, el arquero que llegó de San Lorenzo mostró que tiene los reflejos intactos luego de haber superado un largo período de inactividad. Si bien había atajado en el partido ante Boca en Mar del Plata por el torneo de Verano, Orion se había lesionado en marzo del año pasado. Sufrió la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha en un parttido jugado en Paraguay ante Libertad por la Copa Libertadores.


Quedaron espacios cuando promediaba el segundo tiempo y Arsenal se adelantaba pero no lastimaba. Fue justo cuando apareció Mauro Boselli. José Sosa le cedió la pelota con justeza y lo dejó cara a cara con Campestrini. El goleador definió con calma. Eludió al arquero y le dio un pase a la red.


El trámite del partido giró con la ventaja clara de los platenses. Una situación que potenció cuando Boselli volvió a encarar al arco tras un rebote que otorgó Campestrini. El arquero le cometió penal (debió ser expulsado porque ya estaba amonestado). Boselli coronó la noche de victoria marcando el tercero con su remate de los 12 pasos. Campestrini vio la roja unos minutos después por otra falta.


Estudiantes es así. Se defendió, tuvo un arquero sólido, a un Verón encendido y a su goleador con el botín caliente. Toda una muestra de su poderío en el comienzo del torneo. Toda una muestra de que aunque se hayan ido algunos jugadores, el equipo de Sabella está.