·

Cuestionamiento del Obispo a la boda gay

Juan Carlos Romanín se manifestó “preocupado” por la consumación de la unión civil de dos varones, avalada por la gobernadora Ríos. El Obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego anunció que acompañará “pastoralmente a la feligresía fueguina en este difícil momento".

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, diciembre 29 de 2009) – El Obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego hizo expresa su “preocupación” y su “sorpresa” por la decisión de la gobernadora fueguina Fabiana Ríos de impulsar la protocolización del matrimonio civil entre dos personas del mismo sexo, en un acto consumado este lunes en el Registro Civil de Ushuaia.

“(Es) un atentado contra la supervivencia de la especie humana”, dijo el sacerdote en declaraciones a la prensa de Río Gallegos. Romanín reconoció que la posición adoptada por la gobernadora fueguina “me tomó de sorpresa y me preocupa», por lo que anticipó que dará a conocer una declaración a fin de «acompañar pastoralmente a la feligresía fueguina en este difícil momento».

El prelado recordó que la Iglesia «respeta» la opción sexual de estas personas, pero advirtió «respetarla no implica apoyar la legalización de sus actos».

Las circunstancias legales de ese enlace son analizadas por la Corporación de Abogados Católicos, que prevé realizar una presentación de nulidad. Su vicepresidente, doctor Eduardo Sambrizzi, calificó como “un show” lo sucedido en Tierra del Fuego.

«La sentencia en la que se basó la gobernadora no está firme: está suspendida. Por lo tanto, es otro fundamento de nulidad, a la par del hecho de que los contrayentes son del mismo sexo», sostuvo el letrado en declaraciones periodísticas.

Alex Freyre y José María Di Bello habían intentado casarse en un Registro Civil del barrio porteño de Palermo el pasado 1ro de diciembre tras la autorización de la jueza civil de la ciudad, Gabriela Seijas, quien declaró la inconstitucionalidad de dos artículos del Código Civil.

Sin embargo, un día antes, la titular del juzgado civil 85, Marta Gómez Alsina, suspendió el enlace por considerar que la magistrada porteña no tenía competencia para autorizar el casamiento.

La medida judicial de la doctora Seijas no fue apelada por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, decisión que fue criticada en dos comunicados por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio. El primado le advirtió que «faltó gravemente» a su función de gobernante.

La Corte decidirá en 2010

Los miembros del máximo tribunal de Justicia “ya tienen su voto hecho sobre el matrimonio homosexual” y el fallo se conocerá el próximo año. Así lo adelantó el ministro Enrique Petracchi, en declaraciones a radio América, una vez que se concretó el primer casamiento gay de América Latina.

En ese sentido, dentro de la Corte las opiniones se dividen entre quienes aceptan el casamiento homosexual y quienes prefieren que el tema sea decidido en el Congreso, pero no hay voces opositoras.

Por lo tanto, se estima que la decisión puede ser que se apruebe el casamiento gay o que se le pida al Congreso que sea el encargado de definirlo, como lo había recomendado el procurador general de la Nación, Esteban Righi, en agosto pasado, destacó NA.

En caso que haya una negativa a ser tratado en ambas Cámaras, la sanción volverá a la Corte Suprema y ahí se deberá tomar una decisión final sobre el hecho.

Ibarra pide la Ley

La diputada Vilma Ibarra se mostró satisfecha por el enlace, pero advirtió que el Parlamento debe hacer ahora una ley.

Una de las principales impulsoras del matrimonio gay en la Argentina destacó que “el Congreso debe aprobar la ley. Este año hay que hacerlo, porque las cosas se deben resolver en el ámbito donde corresponde”, dijo la diputada, habida cuenta de que el matrimonio en cuestión se hizo a instancias de la Justicia.

Al respecto, en diálogo con Radio Continental, Ibarra dijo que “habrá que caminar hacia una ley, que es la deuda” que tiene el Parlamento, por cuanto “tenemos que resolver decidir donde deben resolverse las cosas”.

La diputada destacó que habló mucho a lo largo de este año con el presidente del bloque oficialista y aclaró que la norma se hubiera aprobado “si el Frente para la Victoria se hubiese predispuesto para discutirlo”.

Con relación a las trabas oficialistas para aprobarlo este año, las vinculó con la inminencia del viaje de Cristina Kirchner al Vaticano, habida cuenta de las resistencias eclesiásticas hacia el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Fue solo un “evento mediático”

Lo dijo el Dr. Gregorio Badeni, prestigioso abogado constitucionalista argentino, en declaraciones a Radio Mitre de Buenos Aires, Al respecto dijo que “carece de validez jurídica y solo es valido en Ushuaia” por lo que cualquier persona puede pedir su nulidad en cualquier momento. “Fue un acto protocolar y mediático si se quiere, pero ante la Justicia argentina no tiene valor alguno”, explicó.

Badeni agregó que “lo que hizo la gobernadora Fabiana Ríos es legal a medias, pero el matrimonio no tiene validez jurídica. Ocurre que la Gobernadora fueguina tiene potestad sobre el registro civil que hizo el trámite pero el Código Civil argentino es claro al respecto de los casamientos y de la única forma que el acto celebrado en Ushuaia tenga validez jurídica es que se modifique el Código Civil, que es potestad exclusiva del Congreso argentino”, referenció el abogado. “Es un acto nulo, como si un hombre se disfrazara de mujer y se casara con otro hombre. No tiene validez más allá del ámbito propio de Ushuaia y se puede plantear la nulidad en cualquier momento”, indicó el letrado.

Por último, y refiriéndose a la posibilidad de que el Congreso apruebe matrimonios entre parejas de mismo sexo, Badeni dijo que “es poco probable que se apruebe el matrimonio gay en la Argentina porque los tratados de Derechos Humanos internacionales ponderan el casamiento entre un hombre y una mujer únicamente. Debería primero modificarse estos tratados internacionales para que el matrimonio entre personas del mismo sexo tenga validez en la Argentina”.

Para Jorge Mazzinche, especialista en derecho de familia, “el casamiento no tiene validez nacional ni internacional. El matrimonio entre dos personas del mismo sexo es inexistente porque es una condición que impide los fines que son propios del matrimonio. Han celebrado una apariencia de acto jurídico que no tiene validez ni existencia jurídica”.

En caso de que alguien pida la nulidad del acto, Andrés Gil Domínguez, profesor de Derecho Constitucional de la UBA, sostiene que “tiene que haber un afectado directo y en este caso no lo hay. La celebración de este acto no está generando ninguna violación a derecho de un tercero o derecho colectivo”. Y sobre la posibilidad de que otras personas del mismo sexo quieran casarse, Domínguez indicó que con esto “ya se ha sentado un precedente, todos los que quieran casarse con alguien del mismo sexo pueden ir a Tierra del Fuego. En Capital falta que Mauricio Macri tenga la valentía de cumplir con las sentencias que él ha consentido y que todavía están firmes. En cualquier provincia basta con que el gobernador lo admita”.

No obstante, Eleonora De Maio, secretaria de Legal y Técnica fueguina, explicó que “los efectos de la sentencia son para el caso en particular. Es decir, otras parejas tendrían que pasar por la vía judicial”.

Fuentes: AICA, Clarín, Nación, BBC Mundo, EFE y AFP