·

Grondona molesto por la nueva polémica en la selección

El titular de la AFA está "muy molesto" por la nueva polémica que se generó en el cuerpo técnico de la Selección entre el manager y el ayudante de campo de Maradona. El DT llegará mañana a Buenos Aires.

En la sede de la calle Viamonte no descartaban que en los próximos días el presidente de la AFA tomara algunas decisiones con el objetivo de que el equipo recupere la tranquilidad que perdió en las últimas horas tras las duras declaraciones de Bilardo contra el ayudante Alejandro Mancuso.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Si bien el círculo íntimo de Grondona no hace especulaciones en torno a la delicada situación, las fuentes consultadas por la agencia Noticias Argentinas aseguraron que el veterano dirigente tendría previsto reunirse con Bilardo y Diego Maradona para «encontrar una solución definitiva a las diferencias».

El cuerpo técnico de la Selección llegará este jueves por la mañana al país tras la caída frente al combinado de Cataluña por 4 a 2 en el Camp Nou de Barcelona.

Bilardo lanzó sus dardos contra Mancuso, uno de los más estrechos colaboradores de Diego, a quien acusó de fomentar el divisionismo.

«Me callé porque estaba de por medio la clasificación al Mundial: ahora, al que habla, lo mato», expresó el manager, molesto con afirmaciones del recordado mediocampista de Vélez, Boca e Independiente.

Mancuso había dicho: «Con Bilardo hay un montón de diferencias y no lo vamos a negar. Pensamos diferente del fútbol, de la vida. Yo casi no tengo relación, salvo hola y chau».

«Me cayó mal lo que dijo. Siempre me callé porque estaba la clasificación al Mundial de por medio, me las comí todas, pero ésta no me la como», contó el Narigón en el programa «Fútbol Viejo Nomás», de radio Provincia.

Informó además que con Mancuso no habla desde hace un mes, «más allá de un buenas tardes o qué tal».

«No puede venir un tercero que no tiene nada que ver en este baile nuestro (por la relación entre Bilardo y Maradona) de luchar contra el mundo y decir lo que quiera», se enojó.

Incluso anticipó que el 28 de diciembre, en su programa de radio, contar muchas cosas sobre su relación con Mancuso.

«Voy a decir lo que siento porque me comí un año callado, porque era positivo, ahora no me callo más y al que me habla, lo mato, así, entre comillas, pero lo mato», añadió, anunciando lo que tiene previsto decir el «Día de los Santos Inocentes».

Bilardo descartó asimismo que est‚ distanciado del «Negro» Héctor Enrique y garantizó que tanto él como Diego Maradona estarán en el Mundial de Sudáfrica 2010 al frente del equipo argentino.

Estas discrepancias públicas no hacen más que confirmar lo que Maradona trató de desmentir de manera grosera y ordinaria tras el partido con Uruguay, de Eliminatorias.

En aquel momento, el astro desafió a los periodistas a quienes acusó de hacer circular versiones que no eran ciertas sobre diferencias en el seno del cuerpo técnico y por esa actitud la FIFA lo sancionó con dos meses de no poder cumplir actividades relacionadas con el fútbol.

Antes de eso, en la semana previa al partido con Uruguay, Maradona había criticado a Bilardo en el predio de Ezeiza hablando en rueda de prensa.

Fuera de estos cruces, otro ayudante de Maradona, Héctor Enrique, anunció que el cuerpo técnico de la Selección albiceleste «va a formar un gran equipo».

Comentó que el resultado del partido amistoso en Barcelona, la derrota con Cataluña por 4 a 2 «fue injusto» y se quejó del arbitraje.

«El resultado nos afecta. Lo sufrimos, pero nosotros ya estamos apuntando al Mundial, porque no tengo dudas de que vamos a formar un gran equipo. Le diría a la gente de Argentina que se quede tranquila», suavizó.

Entonces añadió: «Tenemos que corregir muchas cosas con vistas al Mundial. Allí no podés permitir que te lleguen cinco veces y te hagan cuatro goles», afirmó Enrique.

Por otra parte enfocó sus críticas hacia el árbitro catalán Alfonso Álvarez Izquierdo: «Le dije que nosotros venimos a jugar al fútbol, no a que nos cobren cualquier cosa».