·

Mundial de Clubes: el «Pincha» elogia al Barcelona y se saca presión para la final

Los jugadores de Estudiantes de La Plata alaban el juego que despliega el Barcelona, de España, pero más allá de la admiración que genera el conjunto catalán, la sensación que hay es que con esto buscan sacarse de encima la presión de la final del Mundial de Clubes.

Es cierto que no hay nadie en este planeta que sea amante del fútbol que no aplauda al equipo de Pep Guardiola, aunque en el plantel que conduce Alejandro Sabella quieren dar el golpe y sorprender al mundo este sábado.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

«Los partidos hay que jugarlos, nunca está nada dicho hasta que el árbitro no lo termina, por eso hay que estar tranquilos y tratar de hacer lo mejor”, comentó Leandro Benítez, ayer la figura de Estudiantes.

«Vamos a jugar la final y vamos a dejar todo. Nada es imposible”, apuntó Leandro Desábato, sabiendo que el sábado Barcelona es el favorito.

«Para todos es el favorito Barcelona. No sé si con esto tienen más presión ellos, lo único que sé es que es una final y hay que jugarla como tal”, enfatizó el zaguero.

«¿Qué más se puede decir del Barcelona? Es un gran equipo y bueno, nosotros tenemos que estar atentos y esperar nuestra oportunidad”, explicó Enzo Pérez.

Cuando Télam le preguntó si preferiría jugar de delantero ante Barcelona, para evitar tener que toparse con Xavi o con Iniesta, el ex Quilmes sonrió y aseguró que le gusta jugar más de punta.

«Yo le agradecí al cuerpo técnico que me hayan puesto de punta, que es dónde más me gusta jugar. Después serán ellos los que decidan donde me toca estar el sábado, aunque es cierto que Barcelona se te puede venir por todos lados”, aseveró Enzo Pérez.

También la mayoría de los jugadores de Estudiantes coincidió en que la ansiedad les jugó una mala pasada en los primeros minutos del partido.

«Estábamos un poco ansiosos, porque parecían desordenados pero demostraron ser un gran rival los coreanos, si hasta cuando se quedaron con menos jugadores mostraron orden”, destacó Desábato.

«Siempre es complicado el primer partido en un torneo como este, pero también toda la presión era nuestra, queríamos hacer todo rápido y eso nos perjudicó», comentó el arquero Damián Albil.

También los dirigidos por Alejandro Sabella hicieron mención a la nueva pelota, que será la misma del mundial de Sudáfrica del año que viene.

«Hace una semana que estamos trabajando con esa pelota y es muy distinta, más liviana, rápida, difícil de dominar y encima con una cancha dura se hizo más complicado”, indicó Enzo Pérez.

Por ahora el plantel de Estudiantes está tranquilo, con menos ansiedad y menos nervios que antes del partido ante los surcoreanos, pero cuando se acerque el día de la final esos deseos de gloria volverán a decir presente.