·

Premios y castigos…Argentina tendrá WRC en 2010..?

Hace pocos momentos recibimos desde nuestros contactos en Europa, una versión que no nos asombra y que evidencia los manejos poco saludables con los que se gestiona y gobierna el deporte motor a nivel institucional.

< ?xml:namespace prefix = o />

La versión dice que Argentina podría reinsertarse al Calendario 2010 a expensas del Rally de Bulgaria –ya oficializado y en plena actividad de organización- en caso que la elección del próximo viernes 23, para la Presidencia de la FIA, favorezca al francés Jean Todt.

Nuestra fuente, asegura que esta cuestionable metodología, podría incluir incluso a otra de las sedes rotadas, que habría conformado su apoyo, como el Automóvil Club Argentino, para que se consume la continuidad oficialista, en el gobierno de la FIA, que se debate en estos momentos en medio de acciones poco éticas, como las publicadas ayer en la prensa británica y que tuvieran eco mundial, sin que los medios argentinos descubrieran su importancia.

Ahora la posibilidad de reintegro de la sede Argentina, ha vuelto a tomar cuerpo, en la condición que Jean Todt pueda consumar su acceso al poder, sostenido por el inmenso poder oficial, que ha movilizado todos sus medios para lograrlo.

Además coincide con las argumentaciones planteadas en la lamentable amenaza escrita por Mosley, llamada carta del miedo que ya diéramos a conocer y con la no conclusión de las negociaciones -todavía- con la IRC.

De esta forma se consumaría la concreción del Rally de Argentina en Córdoba el próximo año, aún cuando oficialmente la metodología FIA, la hará surgir de la ratificación del Concejo Mundial.

Incluso, una fuente local, nos anticipó que en ocasión del cierre de la temporada en Gran Bretaña, los directivos de la organización del Rally de Argentina estarían presentes en Gales, en una delegación en la cual se integraría el Vice-Gobernador de la Provincia de Córdoba, Héctor Campana. La prueba galesa a correrse entre el 23 –día de la elección- y el 25 de este mes, serviría para formular el anuncio que estamos adelantando como versión.

Nos preguntamos solamente, si en el caso inverso, los argentinos nos sentiríamos conformes con estos desmanejos, que ojalá nunca nos tengan en la situación de los búlgaros o de cualquier otro país que tenga el mismo anhelo y sea jugado por las ambiciones de un sistema que debería imparcial.