·

A 8 años del logro de Gabriel Pozzo

Hace exactamente ocho años, un por entonces joven Gabriel Pozzo, dejaba estampada su huella y la de un Mitsubishi del Córdoba Rally Team en el anecdotario del deporte motor argentino y del mundo, al consagrarse campeón de la Copa FIA para autos de producción, para darle así a nuestro país su primer título en una disciplina que la siente y de gran manera.

El piloto cordobés, por entonces de 22 años, venía siendo una de las figuras del circuito mundial en una temporada 2001 que lo había visto sobresalir por los más variados caminos del mundo, y que a principios del mes de octubre lo depositaba a las puertas del título en una competencia clásica y complicada, sobre asfalto, como era el Rally de San Remo.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Pozzo llegaba a la cita italiana con una gran ventaja sobre su más próximo, aunque lejano rival, el uruguayo Gustavo Trelles, y luego de dos etapas acelerando, especulando, y volviendo a acelerar el Mitsubishi Lancer Evo VI atendido por los hermanos Agnellos de la escudería italiana Top Run Racing, el domingo 7 de octubre del 2001, el cordobés pudo finalmente respirar aliviado, para luego poner el grito en el cielo.

La victoria de Pozzo se confirmó en la penúltima prueba especial de la carrera, cuando Trelles, el único piloto que podía impedir la consagración mundial del corredor argentino, abandonó. Pozzo, finalmente, concluyó la prueba en la segunda posición, detrás del italiano Alessandro Fiorio, quien se quedó con la victoria en el Grupo N4.

Gabriel participó esa temporada en 11 eventos de los cuales completó 10, ganando los rallies de Acrópolis, España, Argentina, Kenya. Finalizó segundo en Nueva Zelanda, Australia, San Remo y Finlandia, y tercero en Chipre y 4º en Montecarlo, sumando 71 puntos y logrando coronarse con tres fechas de anticipación.