·

Gimnasia ahogó sobre el final el primer triunfo de Racing en el torneo

El empate tuvo un sabor amargo para la ’Academia’, mientras que el ’Lobo’ sumó su primera unidad en el torneo. Rubén Ramírez, en el primer tiempo, puso en ventaja a los locales, pero Sebastián Romero, en el segundo tiempo, marcó la igualdad.

El equipo de Leonardo Madelón fue muy superior al de Caruso Lombardi y el empate terminó siendo injusto, porque en la cancha hubo un solo equipo que buscó siempre ganar y ese fue Gimnasia. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Para la gente de Gimnasia y Esgrima La Plata les debe ser difícil tratar de encontrar las explicaciones del por qué se fue su equipo al descanso perdiendo 1 a 0.

Con la movilidad de Esteban González y Sebastián Romero, más las subidas de los laterales y con los dos puntas muy atentos, el equipo platense hizo que el arquero Jorge De Olivera se presentara ante los hinchas de Racing evitando por lo menos cuatro goles. Gimnasia en el primer tiempo generó situaciones con centros, remates desde fuera del área y desbordando a los de Avellaneda por cualquier lugar que se propusieran.

Racing no podía encontrarle la vuelta a la historia, porque su mediocampo hacía agua por todos lados y sólo Marcos Brítez Ojeda mostraba criterio. Sin embargo, pese a merecer largamente ir perdiendo, los dirigidos por Ricardo Caruso Lombardi se pusieron en ventaja, luego de una contra que inició Adrián Lucero, siguiendo por Pablo Lugüercio y que culminó con el gol de Ramírez, con ayuda de Maldonado, quien mandó la pelota al fondo de la red en su intento por rechazar.

A partir del gol Racing mejoró, pero siguió siendo más Gimnasia, que tardó unos minutos en recuperarse del impacto de ir perdiendo un partido que manejaban a voluntad. Recién sobre el final Racing tuvo su segunda chance de gol, con un cabezazo de Ramírez, mientras que De Olivera ya se había revolcado varias veces más.

Para el segundo tiempo la historia en el comienzo parecía cambiar, porque los locales se pararon unos metros más adelante, pero eso duró poco. Con el correr de los minutos si bien Gimnasia no era el del primer tiempo, emparejó las cosas y volvió a generarle peligro a De Olivera. Maldonado, con un fuerte tiro libre, provocó otra gran atajada del ex Nueva Chicago, quien a esa altura ya era la figura de la cancha.

El partido en el segundo tiempo decayó en su intensidad hasta que Gimnasia llegó al empate, luego de una media vuelta de «Chirola» Romero, en una jugada que se inició en un lateral que hizo Alvaro Ormeño. El empate le sentaba mejor al partido, aunque no terminaba de ser justo el resultado porque Gimnasia siempre fue más que Racing en la fría noche de Avellaneda.

Al final Gimnasia buscó pero no pudo y Racing, con el tardío ingreso de Sebastián Grazzini no pudo modificar lo mal que jugó a lo largo de toda la noche y por eso terminaron empatando.