·

Una propuesta más que absurda, miserable

El poder de los importadores, capaces de tirar por tierra sin dilaciones las esperanzas de toda una provincia, quedó demostrado con la propuesta infame que hicieron a los fabricantes fueguinos, a cambio de no aumentarles los impuestos. Nota del diario La Nación.



(Buenos Aires, setiembre 4 de 2009) – En su lucha por impedir que el impuesto a los electrónicos alcance a los celulares importados, Claro, Nextel, Movistar y Personal presentaron anteayer a los senadores un proyecto por el cual se comprometen a comprar más de 200.000 equipos por año a los fabricantes de Tierra del Fuego durante los próximos tres años. Desde la agrupación que reúne a los productores de la isla, Afarte, ya anticiparon que la propuesta tal como está «es absurda» y debería elevar la cifra a millones, ya que la capacidad instalada supera ampliamente las 200.000 unidades.


En el escrito presentado por la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (Cicomra), que agrupa a las operadoras, las empresas prometen comprar 210.000 equipos en 2010, unos 263.000 en 2011 y 315.000 en 2012. Según su visión, de esta forma se fomentaría la industria nacional sin provocar el alza de los precios de los teléfonos celulares, ya que no sería necesario avanzar con el impuesto.


Los volúmenes comprometidos navegan en un mercado en el que se comercializan 10 millones de equipos al año. Al respecto, fuentes vinculadas con Cicomra señalaron que «el año pasado en Tierra del Fuego armaron 160.000 equipos, con lo cual se estaría elevando la producción del Sur».


«Además -agregaron-, en la isla no se pueden hacer todos los modelos. Apple no va a pedir hacer el iPhone allá. Hoy en el mercado hay más de 100 modelos disponibles y eso tiene que seguir abierto para el público.»


La respuesta desde Afarte no fue la esperada por las operadoras. Fuentes de la asociación consideraron que la oferta es «absurda» y sólo discutible si las telefónicas «se comprometen a comprar millones y no unos cientos de miles de celulares».


«La capacidad instalada que ya tienen BGH y BrightStar en Tierra del Fuego supera en diez veces la propuesta, y hoy están produciendo casi 200.000. Si a eso le sumamos todos los proyectos que están aprobados para el régimen de promoción, que son unos siete, la capacidad se eleva considerablemente», dijeron en Afarte.


«Ellos -añadieron las fuentes- nos están ofreciendo algo que ya estamos haciendo. Y en lo que hace a los modelos, en la isla se pueden producir todos. En esta industria, vos producís tantos tipos de celulares como las telefónicas quieran. Si sale un modelo te piden producirlo y hay que pedir los derechos y ya está.»


Herramienta de trabajo


Desde la otra esquina del ring, las operadoras, que hasta el momento no habían consensuado una medida de este tenor, dijeron «comulgar con el objetivo de promover la producción nacional».



Igualmente, advirtieron que el impuesto planteado «además de resultar ineficaz para alcanzar el propósito enunciado (promover la industria) afecta negativamente el acceso de todos los consumidores a la tecnología móvil, que hoy representa una herramienta de trabajo y comunicación que beneficia a más de 40 millones de argentinos».


De acuerdo con las proyecciones de Cicomra, la medida planteada que fija impuestos internos y eleva el IVA a los celulares importados va a encarecer un 30% los equipos móviles, y eso se traduciría en una caída en las ventas del 7 por ciento.



(Fuente textual: diario La Nación/ Mercedes García Bartelt)