·

360 pueblos en vías de extinción

La falta de trabajo, el cierre de negocios y escuelas, la ausencia de un medio de transporte como el ferrocarril y la implementación de monocultivos son algunas de las causas que empujaron a los pueblos bonaerenses a detener su crecimiento.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, 03 de Septiembre de 2009) – Como consecuencia, indica un estudio de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) consignado por Ámbito Financiero, en la Provincia de Buenos Aires existen alrededor de 360 pueblos y parajes que en los últimos años dejaron de crecer y corren en riesgo de desaparecer.

En el trabajo, llevado a cabo por docentes e investigadores de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP, se llegó a la conclusión de que en estas localidades hay una fuerte presencia de población envejecida.

El trabajo de campo de los profesionales comenzó en 2002, cuando un grupo encabezado por el profesor e investigador del Conicet, Alfredo Carballeda comenzó a recorrer el territorio bonaerense con el objetivo de detectar regiones en donde el fenómeno del despoblamiento hubiera avanzado hasta casi «hacer desaparecer» la localidad.

«Cada vez hay menos poblaciones rurales y periurbanas y cada vez más migración hacia las grandes ciudades», explicó Carballeda, y dio un ejemplo puntual: » hay localidades que tenían 4 mil habitantes y ahora tienen 400″.

«La consecuencia inmediata de esta situación demográfica es la progresiva desertificación económica y el deterioro de la capacidad de autosuficiencia de los pueblos: comienzan a desaparecer los servicios, se cierran negocios y hasta las escuelas», resumió Carballeda. Según estadísitcas, en Buenos Aires hay alrededor de 360 pueblos y parajes con menos de 2 mil habitantes, un número que las pone en la categoría de localidades en «riesgo».

Las causas de este fenómeno encuentran su inicio a fines de la década del 60, amplía Carballeda. Entre los motivos más contundentes, se encuentra la falta de llegada a la zona del ferrocarril y la implementación del monocultivo. Los noventa marcaron otro punto de inflexión debido a la fuerte desindustrialización.