·

Dicen que no se verá afectado el Servicio de Oncología

La subsecretaria Cristina Aguado, aseguró que a pesar de la renuncia de la médica oncóloga del Hospital de Río Grande, el servicio no se verá afectado para los pacientes, toda vez que se coordinará su continuidad con la profesional que se desempeña en el nosocomio de Ushuaia.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, 27 de Agosto de 2009) “El sistema de salud provincial cuenta además con la médica oncóloga, que es la doctora Verónica Baró y presta servicios en el Hospital Regional Ushuaia”, anotó, para señalar por tanto que “como en otras oportunidades en que hemos compartido profesionales entre ambos nosocomios, así tendremos que hacer en este caso, a la vez que tendremos que incluir apresuradamente el servicio de oncología dentro de la convocatoria de profesionales que realizaremos próximamente”.

Aguado calificó de “lamentable” que la doctora Marina Allen haya presentado su renuncia en forma mediática “sin hacerse cargo”, entendiendo que “cuando un empleado de cualquier ámbito renuncia tiene que presentar mínimamente un pre aviso, y en este caso no se trata solamente de una cuestión formal o legal, sino de hacerse cargo de los pacientes que se tiene, de la continuidad de los tratamientos comenzados, y de quién se va a hacer cargo de estos pacientes”.

Entre los motivos del alejamiento de la profesional, la Subsecretaria de Gestión Sanitaria Zona Norte opinó que podría tratarse porque no recibió la autorización para participar en un congreso en Alemania bajo la figura de Comisión de Servicios, condición en la que participó, “hace dos meses, en un congreso internacional en Estados Unidos”.

“En esta oportunidad no se le niega que participe de otro congreso en Alemania”, aclaró, para remarcar que “lo que no se le autorizó fue la comisión de servicios, esto es que no se le descuenten los días”.

“La doctora podría haber optado por hacer uso de sus vacaciones, de artículos u otras posibilidades dentro de la Administración Pública para usufructuar esos días, y haber participado de este congreso o de cualquier otro como todos los profesionales del Hospital”, observó, por lo que cuestionó “la reacción de la doctora”, porque, dijo, “no estuvo a la altura de un profesional médico”.

Para Aguado la médica oncóloga adoptó una decisión de esta magnitud “de forma muy impulsiva, y se la comunicó a los medios en lugar de acercarse a la Dirección Médica del Hospital, o a su Jefe inmediato para analizar la situación”, aunque tampoco descartó la posibilidad de que “esta decisión que adoptó, si bien aparenta ser apresurada, tal vez ya estaba meditada con anticipación”.

“Quizás esta era una decisión que ella venía postergando y esto fue el detonante por el cual salir del sistema público”, concluyó.