·

“Existen contradicciones” admitió el abogado de Herrera

El abogado Francisco Ibarra advirtió, sin embargo, que “están justificadas” y que “no tiene ningún grado de intencionalidad”. Reafirmó sus sospechas sobre el cuidador del camping.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, agosto 20 de 2009) – El abogado de la familia Herrera como querellantes en la causa por la desaparición de su hija Sofía, admitió anoche que se han encontrado contradicciones en las diversas declaraciones de su representado, que motivaron su detención a pedido del Fiscal de la causa.

Ibarra dialogó en exclusiva con Radio Fueguina mientras se notificaba de la detención de su cliente, en dependencias de la División Investigaciones de la Policía Provincial, donde Fabián Herrera pasa la noche.

El abogado de los padres de Sofía aseguró que la detención de Herrera se debió a contradicciones durante las «siete u ocho» declaraciones testimoniales que brindó en la causa, que a juicio de la Fiscalía constituyen «un incidente de obstrucción de la investigación».

«Creemos que las contradicciones son propias de una persona que perdió a su hija y está desesperado buscándola, sin intención de obstruir», expresó el abogado.

Este viernes a las 8 horas Herrera será indagado, trámite en el que no podrá estar presente Ibarra, sino que deberá recurrir a un defensor oficial.

Por otra parte Ibarra indicó que «es muy diferente la situación de Urrutia», ya que fue detenido a pedido suyo «imputado por ser sospechoso de la sustracción de Sofía».

El abogado indicó que la detención del cuidador derivó de las «numerosas pruebas e indicios» encontrados en las últimas actuaciones de la justicia, y que el juez López ordenó la clausura del camping y la práctica de nuevas pericias.

Fuentes judiciales indicaron que la investigación se centra ahora en la casilla de Urrutia, que no fue bien revisada en allanamientos anteriores, donde podrían encontrar nuevos elementos para esclarecer el caso.

Conforme a los peritajes llevados a cabo en el marco de la reconstrucción, cualquier persona podría haber recorrido en no más de 35 segundos el trayecto entre la casilla donde presuntamente se albergaba el cuidador y el sitio exacto donde Sofía se encontraba la última vez que fue vista, según todos los testimonios.

Tanto Herrera como Urrutia fueron alojados en dependencias de la División Investigaciones, hasta que sean indagados este viernes por la mañana.

Escuchar Audio